Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2015 JoomlaWorks Ltd.

Agenda

Sin eventos

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

07 marzo de 2021

Liturgia de las Horas: Tomo II – Salterio 3ª semana

Santos PERPETUA y FELICIDAD mrs,
Teresa M. Redi vg, Simeón Berneux y co mr

 Papa Francisco: El Evangelio de hoy presenta el episodio en el que Jesús expulsa a los vendedores del templo de Jerusalén. Él hizo este gesto ayudándose con un látigo, volcó las mesas y dijo: «No convirtáis en un mercado la casa de mi Padre». Ciertamente no era una acción violenta, tanto es verdad que no provocó la Intervención de los tutores del orden público: de la policía. ¡No! Sino que fue entendida como una acción típica de los profetas, los cuales a menudo denunciaban, en nombre de Dios, abusos y excesos. Con la Pascua de Jesús inicia el nuevo culto en el nuevo templo, el culto del amor, y el nuevo templo es él mismo. La actitud de Jesús contada en la actual página evangélica, nos exhorta a vivir nuestra vida no en la búsqueda de nuestras ventajas e Intereses, sino por la gloria de Dios que es el amor. Somos llamados a tener siempre presentes esas palabras fuertes de Jesús: «No hagáis de la Casa de mi Padre una casa de mercado». Es muy feo cuando la Iglesia se desliza hacia esta actitud de hacer de la casa de Dios un mercado. Estas palabras nos ayudan a rechazar el peligro de hacer también de nuestra alma, que es la casa de Dios, un lugar de mercado que viva en la continua búsqueda de nuestro Interés en vez de en el amor generoso y solidarlo (4-3-2018).

Monición única para todas las lecturas

La primera lectura y el evangelio de hoy nos sitúan ante dos pilares fundamentales para el judaísmo: la ley dada por Dios a Moisés y el templo, lugar sagrado donde se ofrecían los sacrificios cultuales. Escuchemos atentamente.

PRIMERA LECTURA   

Lectura del libro del Éxodo 20, 1-17

En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la esclavitud. No tendrás otros dioses frente a mí. No te harás ídolos, figura alguna de lo que hay arriba en el cielo, abajo en la tierra o en el agua debajo de la tierra. No te postrarás ante ellos, ni les darás culto; porque yo, el Señor, tu Dios, soy un dios celoso: castigo el pecado de los padres en los hijos, nietos y biznietos, cuando me aborrecen. Pero actúo con piedad por mil generaciones cuando me aman y guardan mis preceptos. No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso. Porque no dejará el Señor impune a quien pronuncie su nombre en falso. Fíjate en el sábado para santificarlo. Durante seis días trabaja y haz tus tareas, pero el día séptimo es un día de descanso, dedicado al Señor, tu Dios: no harás trabajo alguno, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu ganado, ni el forastero que viva en tus ciudades. Porque en seis días hizo el Señor el cielo, la tierra, y el mar y lo que hay en ellos. Y el séptimo día descansó: por eso bendijo el Señor el sábado y lo santificó. Honra a tu padre y a tu madre: así prolongarás tus días en la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar. No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás testimonio falso contra tu prójimo. No codiciarás los bienes de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de él».

Palabra de Dios. 

28 de febrero de 2021)

Liturgia de las Horas: Tomo II – Salterio 2ª semana

Santos Mártires de Alejandría, Román ab,

Osvaldo ob, Marana y Cira vgs,

Beato Daniel Brottier pb.

(14 de febrero de 2021)

Liturgia de las Horas: Tomo III – 2ª semana

SANTOS CIRILO Y METODIO, Patronos de Europa,

Valentín mr, Juan B. de la Concepción pb, Vital mr

 Papa Francisco: En el Evangelio de hoy la lucha de Jesús afronta un caso emblemático, porque el enfermo es un leproso. La lepra es una enfermedad contagiosa que no tiene piedad, que desfigura a la persona, y que era símbolo de impureza: el leproso tenía que estar fuera de los centros habitados e indicar su presencia a los que pasaban. Era marginado por la comunidad civil y religiosa. Era como un muerto ambulante. El episodio de la curación del leproso tiene lugar en tres breves pasos: la invocación del enfermo, la respuesta de Jesús y las consecuencias de la curación prodigiosa. 1. El leproso suplica a Jesús «de rodillas» y le dice: «Si quieres, puedes limpiarme». 2. Ante esta oración humilde y confiada, Jesús reacciona con una actitud profunda de su espíritu: la compasión. Y «compasión» es una palabra muy profunda: compasión significa «padecer-con-el otro». El corazón de Cristo manifiesta la compasión paterna de Dios por ese hombre, acercándose a él y tocándolo. Y este detalle es muy importante. Jesús «extendió la mano y lo tocó... la lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio». La misericordia de Dios supera toda barrera y la mano de Jesús tocó al leproso. Él no toma distancia de seguridad y no actúa delegando, sino que se expone directamente al contagio de nuestro mal; y precisamente así nuestro mal se convierte en el lugar del contacto: Jesús toma de nosotros nuestra humanidad enferma y nosotros de él su humanidad sana y capaz de sanar. 3. Esto sucede cada vez que recibimos con fe un Sacramento: el Señor Jesús nos «toca» y nos dona su gracia. En este caso pensemos especialmente en el sacramento de la reconciliación, que nos cura de la lepra del pecado. Una vez más el Evangelio nos muestra lo que hace Dios ante nuestro mal: Dios no viene a «dar una lección» sobre el dolor; no elimina del mundo el sufrimiento y la muerte, viene a cargar sobre sí el peso de nuestra condición humana, a conducirla hasta sus últimas consecuencias, para liberarnos de modo radical y definitivo. Así Cristo combate los males y los sufrimientos del mundo: haciéndose cargo de ellos y venciéndolos con la fuerza de la misericordia de Dios. 4. Hoy, el Evangelio de la curación del leproso nos dice que si queremos ser auténticos discípulos de Jesús estamos llamados a llegar a ser, unidos a él, Instrumentos de su amor misericordioso, superando todo tipo de marginación. Para ser «imitadores de Cristo», ante un pobre o un enfermo, no tenemos que tener miedo de mirarlo a los ojos y de acercarnos con ternura y compasión, y de tocarlo y abrazarlo (15-2-2015).

Monición única para todas las lecturas

El texto del Levítico nos acerca a la terrible existencia de los enfermos de lepra en el judaísmo del Antiguo Testamento. Jesús, en el pasaje del evangelio, sana al leproso y lo integra de nuevo en la vida de su pueblo. Pablo, en el texto de la carta a los Corintios, nos invita a actualizar el comportamiento de Jesús, siguiendo su ejemplo, como él sigue el de Cristo 

Aqui teneis el enlace que os lleva al video realizado con las fotos de Templo Antiguo del Santo Cristo

https://youtu.be/K5A5Y51kZZw

Tambien podeis ver las fotos, en la seccion Multimedia: Galeria Multimedia de la Página Web de la Parroquia: "Cristo de la Misericorida Valdepeñas"

Horarios de Confesiones Parroquia del Cristo

Mañanas de 11,30 a 12,30

Tardes: de 17,30 a 19,00 horas

Hasta el 31 de mayo

Cita previa para asistir a la EUCARISTÍA a partir del 18 de mayo:

 

11:00 a 13:00 mañanas 

17:00 a 19:00 tardes

 Pedir con un día de antelación vía wassap o llamada.