Agenda

23 Ene 2020
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
24 Ene 2020
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
24 Ene 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
25 Ene 2020
17:00
Fatima
25 Ene 2020
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
25 Ene 2020
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
26 Ene 2020
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
26 Ene 2020
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
26 Ene 2020
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
27 Ene 2020
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Tomo III Salterio I Semana

Santos Catalina de Ricci vg, Juan de Britto pb mr,

Gilberto pb, Rabano Mauro ob, Beata Isabel Canori mf

 

Papa Francisco: El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús que, después de haber predicado el sábado en la sinagoga, cura a muchos enfermos. Predicar y curar: esta es la actividad principal de Jesús en su vida pública. Con la predicación anuncia el reino de Dios, y con la curación demuestra que está cerca, que el reino de Dios está en medio de nosotros. Jesús, que vino al mundo para anunciar y realizar la salvación de todo el hombre y de todos los hombres, muestra una predilección particular por quienes están heridos en el cuerpo y en el espíritu los pobres, los pecadores, los endemoniados, los enfermos, los marginados. Así, Él se revela médico, tanto de las almas como de los cuerpos, buen samaritano del hombre. Es el verdadero Salvador. Cada uno de nosotros está llamado a llevar la luz de la palabra de Dios y la fuerza de la gracia a quienes sufren y a cuantos los asisten, familiares, médicos y enfermeros, para que el servicio al enfermo se preste cada vez más con humanidad, con entrega generosa, con amor evangélico y con ternura. La Iglesia madre, mediante nuestras manos, acaricia nuestros sufrimientos y cura nuestras heridas, y lo hace con ternura de madre (8-2-2015).

Tomo III Salterio III Semana

Santo TOMÁS DE AQUINO pb dc

Julián de Cuenca ob,

Águeda Lin Zhao vg mr

 

Liturgia de las Horas Tomo III • Salterio 3ª semana

Santos INÉS vg mr, Juan Yi pf tnr.
Beata María Josefa de Santa Inés vg

JORNADA DE LA INFANCIA MISIONERA

 

Papa Francisco: El Evangelio de hoy nos presenta el inicio de la predicación de Jesús en Galilea. Precisamente en el momento en el cual la voz profètica del Bautista, que anunciaba la venida del Reino de Dios, fue silenciada por Herodes, Jesús comienza a recorrer los caminos de su tierra para llevar a todos, especialmente a los pobres, «el Evangelio de Dios». El anuncio de Jesús es similar al de Juan, con la diferencia sustancial de que Jesús no indica ya a otro que debe venir: Jesús es Él mismo la realización de las promesas; es Él mismo la «buena noticia» que se ha de creer, acoger y comunicar a los hombres y mujeres de todos los tiempos, para que también ellos confíen su existencia a Él. Jesucristo en persona es la Palabra viviente y operante en la historia: quien le escucha y le sigue entra en el reino de Dios (25-1-2015).

Domingo II del Tiempo Ordinario - Tomo III. Salterio II Semana.

Santos JUAN DE RIBERA ob, Félix de Nola pb,

Eufrasio ob, Macrina mf. mr

Papa Francisco: Todo en nuestra vida, hoy como en tiempos de Jesús, comienza con un encuentro. Un encuentro con este hombre, el carpintero de Nazaret, un hombre como todos y, al mismo tiempo, diverso. Pensemos en el Evangelio de san Juan, allí donde relata el primer encuentro de los discípulos con Jesús (cf. Jn i, 35-42). Andrés, Juan y Simón: se sintieron mirados en lo más profundo, conocidos íntimamente, y esto suscitó en ellos una sorpresa, un estupor que, inmediatamente, los hizo sentirse unidos a Él... Ese fue el descubrimiento decisivo para san Pablo, para san Agustín, y para tantos otros santos: Jesucristo siempre es el primero, nos primerea, nos espera, Jesucristo nos precede siempre; y cuando nosotros llegamos, Él ya nos estaba esperando. Él es como la flor del almendro: es la que florece primero y anuncia la primavera (7-3-2015).

 PRIMERA LECTURA

(1 Samuel 3, 3b-10. 19) Samuel había sido dedicado por sus padres, Ana y Elcaná, al servicio del templo. Hoy, a su corta edad, y dentro del contexto vocacional de este domingo, escucharemos la elección de Samuel para una gran misión.

 

Santos SILVESTRE I pp, Columba vg tnr, Melania
Juan F. Regis pb, Mario ob.

JORNADA POR LA FAMILIA Y POR LA VIDA

Papa Francisco: En el Te Deum [que cantamos en este último día del año, pedimos ayuda a los ángeles, a los profetas y a toda la creación para alabar, al Señor. Con este himno recorremos la historia de la salvación, en donde por un misterioso designio de Dios encuentran lugar y síntesis también los diversos hechos de nuestra vida, en este año que ha pasado... La compañía de la misericordia es luz para comprender mejor cuánto hemos vivido, y es esperanza que nos acompaña al inicio de un nuevo año. Recorrer los días del año transcurrido puede ser como un recuerdo de hechos y eventos que llevan a momentos de alegría y de dolor, o como buscando comprender si hemos percibido la presencia de Dios que todo lo renueva y sostiene con su ayuda. Y, sin embargo, hoy nuestros ojos tienen necesidad de centrarse en modo particular los signos que Dios nos ha concedido, para tocar con la mano la fuerza de su amor misericordioso (31-12-2015).

 PRIMERA LECTURA

(Sirácida 3, 2-6. 12-14) El Libro del Eclesiástico o Sirácida, en el pasaje de hoy, habla de las relaciones entre hijos y padres. El que honra a sus padres, dice el sabio, recibe una serie de beneficios: expía sus pecados, acumula tesoros, se llena de alegría y, cuando ora, es escuchado por Dios, que además le concede larga vida.

INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA.
Ntra. Sra. de Caacupé, Santa Narcisa de Jesús vg

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN
DE SANTA MARÍA VIRGEN.


Papa Francisco: La fiesta de hoy de la Inmaculada nos hace contemplar a la Virgen, que por privilegio singular fue preservada del pecado original desde el momento de su concepción. Incluso viviendo en el mundo marcado por el pecado, no fue tocada: es nuestra hermana en el sufrimiento, pero no en el mal y en el pecado... Celebrar esta fiesta implica dos cosas: acoger plenamente a Dios y su gracia misericordiosa en nuestra vida; y convertirnos a su vez en artífices de misericordia mediante un auténtico camino evangélico. La fiesta de la Inmaculada se convierte en fiesta en todos nosotros si, con nuestros “sí” cotidianos, conseguimos vencer nuestro egoísmo y hacer más feliz la vida de nuestros hermanos, darles esperanza, secando algunas lágrima y dando un poco de alegría (8-12-2015).

PRIMERA LECTURA

(Génesis 3, 9-15. 20) En el libro del Génesis, hoy leemos las consecuencias del primer pecado de la humanidad, que ha quedado "herida" y ha perdido el equilibrio y armonía iniciales. Pero Dios no cierra del todo la puerta, sino que anuncia la salvación, en la que jugará un papel muy importante una mujer: la Virgen María.

Lectura del libro del Génesis 3, 9-15. 20

Después que Adán comió del árbol, el Señor llamó al hombre: —«¿Dónde estás?». Él contestó: —«Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí». El Señor le replicó: —« ¿Quién te informó de que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol del que te prohibí comer?». Adán respondió: —«La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto, y comí». El Señor dijo a la mujer: —«¿Qué es lo que has hecho?». Ella respondió: —«La serpiente me engañó, y comí». El Señor Dios dijo a la serpiente: —«Por haber hecho eso, serás maldita entre todo el ganado y todas las fieras del campo; te arrastrarás sobre el vientre y comerás polvo toda tu vida; establezco hostilidades entre ti y la mujer, entre tu estirpe y la suya; ella te herirá en la cabeza cuando tú la hieras en el talón». El hombre llamó a su mujer Eva, por ser la madre de todos los que viven.

Papa Francisco: En el día de Todos los Santos, quisiera que pensáramos en todos ellos, los santos desconocidos. Pecadores como nosotros, peor que nosotros. A esta tan numerosa gente que viene de la gran tribulación. La mayor parte del mundo vive en la tribulación. Y el Señor santifica a este pueblo, Pecador como nosotros, pero lo santifica con la tribulación... Nuestra actitud es la actitud de las Bienaventuranzas. Solo ese camino nos llevará al encuentro con Dios, Solo ese camino nos salvará de la destrucción, de la devastación de la tierra, de la creación, de la moral, de la historia, de la familia, de todo (1-11-2014).

PRIMERA LECTURA

(Apocalipsis 7, 2-4. 9-14) Buscando consolar a su comunidad, temerosa ante la persecución, el autor del Apocalipsis le descubre lo que él ha visto: el triunfo definitivo de cuantos aún tienen que sufrir. Escuchemos este mensaje de esperanza y consuelo.

Lectura del libro del Apocalipsis 7, 2-4. 9-14

Yo, Juan, vi a otro ángel que subía del oriente llevando el sello del Dios vivo. Gritó con voz potente a los cuatro ángeles encargados de dañar a la tierra y al mar, diciéndoles: —«No dañéis a la tierra ni al mar ni a los árboles hasta que marquemos en la frente a los siervos de nuestro Dios». Oí también el número de los marcados, ciento cuarenta y cuatro mil, de todas las tribus de Israel. Después de esto apareció en la visión una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua, de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Y gritaban con voz potente: —«¡La victoria es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero!». Y todos los ángeles que estaban alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro vivientes cayeron rostro a tierra ante el trono, y rindieron homenaje a Dios, diciendo: —«Amén. La alabanza y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y el honor y el poder y la fuerza son de nuestro Dios, por los siglos de los siglos. Amén». Y uno de los ancianos me dijo: —«Ésos que están vestidos con vestiduras blancas ¿quiénes son y de dónde han venido?». Yo le respondí: —«Señor mío, tú lo sabrás». Él me respondió. —«Éstos son los que vienen de la gran tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero».

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 23

El salmo 23 nos indica el camino que debemos seguir para llegar un día a la presencia de Dios. Contestaremos todos:

Santos TERESA DE JESÚS vg dc,
Severo ob, Tecla ab

 

Papa Francisco: La invitación al banquete de bodas tiene tres características: la gratuidad, la generosidad, la universalidad. Son muchos los invitados, pero sucede algo sorprendente: ninguno de los escogidos acepta participar en la fiesta. La bondad de Dios no tiene fronteras y no discrimina a  nadie: por eso el banquete de los dones del Señor es universal, para todos. Solamente hay una condición: vestir el traje de bodas, es decir, testimoniar la caridad hacia Dios y el prójimo (12-10-2014).

PRIMERA LECTURA

(Isaías 25, 6-10a) Con la imagen de un banquete, al que todos los pueblos serán invitados, el profeta Isaías hoy describe la soñada salvación para un pueblo, que vive la amenaza de una total destrucción. Un mensaje similar escucharemos en el Evangelio de hoy.

Lectura del libro de Isaías 25, 6-10a

Aquel día, el Señor de los ejércitos preparará para todos los pueblos, en este monte,
un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos. Y arrancará en este monte el velo que cubre a todos los pueblos,
el paño que tapa a todas las naciones. Aniquilará la muerte para siempre. El Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y el oprobio de su pueblo lo alejará de todo el país. —Lo ha dicho el Señor—. Aquel día se dirá: «Aquí está nuestro Dios, de quien esperábamos que nos salvara; celebremos y gocemos con su salvación. La mano del Señor se posará sobre este monte».

Salterio III Semana

Santos Hugo rl, Pelagia vg mr, Evodio ob,
Reparada vg mr

 

Papa Francisco: Hoy la palabra de Dios presenta la imagen de la viña como símbolo del pueblo que el Señor eligió. Como una viña, el pueblo requiere mucho cuidado, requiere un amor paciente y fiel. Así se comporta Dios con nosotros. También cuidar a la familia es un modo de trabajar en la viña del Señor, para que produzca los frutos del reino de Dios (cf. Mt 21,33-43). Sin embargo, para que la familia pueda caminar bien, con confianza y esperanza, es necesario que se alimente de la Palabra de Dios. La Biblia no es para ponerla en un anaquel, sino para tenerla al alcance de la mano, para leerla a menudo, todos los días, tanto individual como comunitariamente, marido y mujer, padres e hijos, quizás en la noche, especialmente el domingo. Así, la familia crece, camina con la luz y la fuerza de la Palabra de Dios (5-10-2014).

 PRIMERA LECTURA

700 años A. C., el profeta Isaías canta una canción a su viña, una historia que termina mal. Inicialmente es una canción de amor bajo la alegoría de una viña. Después pasa a ser un juicio de Dios sobre la casa de Israel.