Agenda

18 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
19 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
19 Jul 2019
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
20 Jul 2019
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
20 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
21 Jul 2019
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
21 Jul 2019
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
21 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
22 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
23 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Tomo IV . Salterio 3ª Semana

NTRA. SRA. LA VIRGEN DEL ROSARIO.
Santos Justina vg mr,

Martín Cid ab, Marcelo mr

 

Papa Francisco: María nos mira como Madre: con ternura, con misericordia, con amor. Así ha mirado al hijo Jesús en todos los momentos de su vida, gozosos, luminosos, dolorosos, gloriosos, como contemplamos en los Misterios del Santo Rosario, simplemente con amor. Cuando estamos cansados, desanimados, abrumados por los problemas, volvámonos a María, sintamos su mirada que dice a nuestro corazón: “¡Ánimo, hijo, que yo te sostengo!” (12-10- 2013).

Monición única para todas las lecturas 

El libro del Génesis nos acerca al relato de la creación que quiere ser expresión del proyecto de Dios para la pareja humana. A este pasaje hace referencia Jesús en el evangelio, indica que hay que volver la mirada a la voluntad primera de Dios en la creación. Los fariseos son incapaces de entender el plan de Dios: para entrar en la dinámica del Reino hay que tener un corazón de niño. Atentos escuchemos las lecturas.

Tomo IV Salterio 2ª Semana

Santos JERÓNIMO pb dc,
Eusebia vg, Antonio mr, Honorio ob

 

Papa Francisco: .Jesús encuentra hostilidad en la gente que no había aceptado cuanto dijo e hizo. Para ellos, la apertura de Jesús a la fe honesta y sincera de muchas personas que no formaban parte del pueblo elegido de Dios, - les parecía intolerable. Los discípulos, por su parte, actuaron de buena fe, pero la tentación de ser escandalizados por la libertad de Dios que hace llover sobre «justos e injustos» (Mí 5,45), saltándose la burocracia, el oficialismo y los círculos Íntimos, amenaza la autenticidad de la fe y, por tanto, tiene que ser vigorosamente rechazada. Cuando nos damos cuenta de esto, podemos entender por qué las palabras de Jesús sobre el escándalo son tan duras. Para Jesús, el escándalo intolerable es todo lo que destruye y corrompe nuestra confianza en este modo de actuar del Espíritu. Nuestro Padre no se deja ganar en generosidad y siembra. Siembra su presencia en nuestro mundo. Amor que nos da la certeza honda: somos buscados por El, somos esperados por Él. Esa confianza es la que lleva al discípulo a estimular, acompañar y hacer crecer todas las buenas iniciativas que existen a su alrededor. Dios quiere que todos sus hijos participen de la fiesta del Evangelio. No impidáis todo lo bueno, dice Jesús, por el contrario, ayudadlo a crecer. Poner en duda la obra del Espíritu, dar la impresión de que la misma no tiene nada que ver con aquellos que «no son parle de nuestro grupo», que no son «como nosotros», es una tentación peligrosa. No bloquea solamente la conversión a la fe, sino que constituye una perversión de la fe. 1.a fe abre la «ventana» a la presencia actuante del Espíritu y nos muestra que, como la felicidad, la santidad está siempre ligada a los pequeños gestos. «El que os dé a beber un vaso de agua en mi nombre -dice Jesús, pequeño gestono se quedará sin recompensa» (Me 9,41) (27-9-2015).

 

Monición única para todas las lecturas 

En el evangelio de este domingo vemos cómo la misericordia de Dios se hace presente fuera de los límites del grupo de los discípulos. Similar es el planteamiento que encontramos en el texto de Números. Además, los textos de este domingo contienen un mensaje de exigencia personal: es necesario arrancar del corazón humano toda sombra de pecado, dice Jesús en el evangelio; y, leemos en el pasaje de la carta de Santiago, hay que vivir siendo conscientes de que el Reino está próximo. Escuchemos atentos.

Tomo IV. Salterio 1ª Semana

Santos PIO DE PIETRELCINA pb,
Zacarías e Isabel es. Cristóbal, Antonio y
Juan de Taxkala, niños mrs, Lino pp.

 

Monición única para todas las lecturas

El libro de la Sabiduría ofrece la imagen de un justo que anticipa la entrega de Jesús, sus sufrimientos y sus causas: el justo es la acusación serena y más intolerable de la injusticia del mundo. La ambición y los deseos de poder, por los que discuten los discípulos y de los que nos habla la carta de Santiago, sólo generan luchas y conflictos. En cambio los cristianos estamos llamados a una vocación mucho más hermosa: sembrar paz que sea capaz de dar frutos de justicia. Por eso escuchemos atentos este llamado.

 

Tomo IV Salterio 4ª Semana

Santos: CORNELIO Y CIPRIANO mrs,
Juan Macias rl, Eufemia mr, Rogelio mj

Papa Francisco: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Pregunta que resuena aún hoy en nuestra conciencia, la de sus discípulos, y es decisiva para nuestra identidad y nuestra misión. Solo si reconocemos a Jesús en su verdad, seremos capaces de mirar la verdad de nuestra condición humana, y podremos dar nuestra aportación para la plena humanización de la sociedad. También hoy, queridos hermanos y hermanas, nuestra alegría es compartir esta fe y responder juntos al Señor Jesús: «Tú eres para nosotros el Cristo, el Hijo del Dios vivo». Nuestra alegría también es ir a contracorriente e ir más allá de la opinión corriente, que, como entonces, no logra ver en Jesús más que a un profeta o un maestro. Nuestra alegría es reconocer en Él la presencia de Dios, el enviado del Padre, el Hijo que vino para ser instrumento de salvación para la humanidad. Esta profesión de fe proclamada por Simón Pedro es también para nosotros. La misma no representa solo el fundamento de nuestra salvación, sino también el camino a través del cual ella se realiza y la meta a la cual tiende (10-11-2015).

 

Monición única para todas las lecturas

El evangelio de este domingo inicia una intensa instrucción a los discípulos. Jesús es el Mesías, pero su mesianismo pasa por el sufrimiento, la condena y la muerte.  El profeta Isaías así lo canta, hablando del siervo de Yavé; pero el salmista muestra su confianza en un Dios que viene en auxilio del que le invoca. Creer, como lo descubre el evangelio y lo apunta Santiago, es aceptar un compromiso vital que lleva a dar incluso la vida por seguir al Señor. Escuchemos atentos.

 PRIMERA LECTURA   

Lectura del libro de Isaías 50, 5-9a

El Señor me abrió el oído; yo no resistí ni me eché atrás: ofrecí la espalda a los que me aplastaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante ultrajes ni salivazos. El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado. Tengo cerca a mi defensor, ¿quién pleiteará contra mí? Comparezcamos juntos. ¿Quién tiene algo contra mí? Que se me acerque. Mirad, el Señor me ayuda, ¿quién me condenará?

Palabra de Dios. 

XXIII Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

Tomo IV. Salterio 3ª Semana

Santos: PEDRO CLAVER pb, María de Cabeza es,

Ntra. Sra. de la Fuensanta

(Murcia), de Aránzazu.

 

Tomo IV. Salterio 2ª Semana

Santos Antonino mr, Zenón mr,
Teódota mf. Beata Ingrid vd rl

Papa Francisco: Hay que poner atención, cuidado con la levadura de los fariseos, con la levadura de Herodes. Herodes es malo, asesino y los fariseos hipócritas. Jesús recuerda [a los apóstoles] cuando partió los cinco panes y les exhorta a pensar en lo que Dios ha hecho por todos nosotros. Pero ellos no entendían, porque el corazón estaba endurecido por esta pasión, por esta maldad de discutir entre ellos y mirar quién era el culpable de haberse olvidado el pan. Estas no son cosas raras, este no es el discurso de un marciano, el hombre es capaz de hacer mucho bien. Por ejemplo, la Madre Teresa, una mujer de nuestro tiempo. Todos somos capaces de hacer mucho bien, pero todos nosotros somos capaces también de destruir; destruir en lo grande y en lo pequeño, en la misma familia; destruir a los hijos, no dejándoles crecer con libertad, no ayudándoles a crecer bien, anular a los hijos. Por eso es necesaria la meditación cotidiana, la oración, el debate entre nosotros, para no caer en esta maldad que lo destruye todo (17-2-2015).

Monición única para todas las lecturas

Todas las lecturas de este domingo convergen en un mismo tema: la Palabra de Dios siempre es portadora de vida y liberación para el ser humano. Según la carta de Santiago y el Salmo, no debemos limitarnos a escucharla, sino que hay que llevarla a la vida por los caminos del amor y el servicio a los demás. Escuchemos este mensaje.

PRIMERA LECTURA   

Lectura del libro del Deuteronomio 4, 1-2. 6-8

Moisés habló al pueblo, diciendo: —«Ahora, Israel, escucha los mandatos y decretos que yo os mando cumplir. Así viviréis y entraréis a tomar posesión de la tierra que el Señor, Dios de vuestros padres, os va a dar. No añadáis nada a lo que os mando ni suprimáis nada; así cumpliréis los preceptos del Señor, vuestro Dios, que yo os mando hoy. Ponedlos por obra, que ellos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos que, cuando tengan noticia de todos ellos, dirán: "Cierto que esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente". Y, en efecto, ¿hay alguna nación tan grande que tenga los dioses tan cerca como lo está el Señor Dios de nosotros, siempre que lo invocamos? Y, ¿cuál es la gran nación, cuyos mandatos y decretos sean tan justos como toda esta ley que hoy os doy?».

Palabra de Dios.

Tomo IV. Primera Semana

Santos TERESA DE JORNET vg,
Junípero Serra pb,
Melquisedec AT, Juana Isabel vg.

 

Papa Francisco: Hoy concluye la lectura del discurso sobre el «Pan vida» que Jesús pronunció el día después del milagro de la multiplicación de los panes y los peces. Al final de su discurso, el gran entusiasmo del día anterior se desvaneció, porque Jesús había dicho que era el Pan bajado del cielo y que daría su carne como alimento y su sangre como bebida. Desde ese momento, «muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con Él». Frente a estas deserciones, Jesús no regatea ni atenúa sus palabras, es más: obliga a hacer una elección clara: o estar con Él o separarse de Él, y les dice a los Doce: «¿También vosotros queréis marcharos?». Entonces, Pedro hace su confesión de fe en nombre de los otros Apóstoles: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de Vid; eterna». No dice: «¿adónde iremos?», sino «¿a quién iremos?». El problema de fondo no es ir y abandonar la obra emprendida, sino a quién ir. La fidelidad a Dios es una cuestión de fidelidad a una persona, a la cual nos adherimos para recorre juntos un mismo camino. Y esta persona es Jesús. Todo lo que tenemos en el mundo no sacia nuestra hambre de infinito. ¡Tenemos necesidad de Jesús, de estar con Él, de alimentarnos en su mesa, con sus palabras de vida eterna! Creer en Jesús significa hacer de Él el centro, el sentido de nuestra vida (23-8-2015).

Monición de entrada

Queridos hermanos, nos preparamos para iniciar esta Santa Eucaristía en el XXI Domingo del Tiempo Ordinario. La liturgia de hoy nos pondrá ante dos opciones para que decidamos, estar con Dios o alejarnos tras otros dioses. Que el Espíritu Santo nos guíe para optar por seguir y servir al Señor. Con ese mismo Espíritu, iniciamos la celebración de estos misterios, cantando juntos. De pie por favor.

 ASUNCION DE LA VIRGEN MARÍA,
Virgen de la Paloma, de los Reyes.
Santos Tarsicio, Luis Batis,
Manuel Morales,

Salvador Lara y David Roldán mrs

Papa Francisco: María, una humilde y sencilla joven de un pueblecito perdido de la periferia del Imperio romano, justamente porque acogió y vivió el Evangelio, fue admitida por Dios para estar en la eternidad al lado del trono de su Hijo, La Asunción de María concierne a cada uno de nosotros, atañe a nuestro futura; nos hace mirar al cielo, preanuncia “los cielos nuevos y la tierra nueva”, con la victoria de Cristo resucitado sobre la muerte y la derrota definitiva del Maligno. (15-8-2016).

PRIMERA LECTURA

 

XX Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

Tomo IV. Salterio 4ª Semana

Santos JUAN EUDES pb, EZEQUIEL
MORENO ob Luis ob Sixto III pp,
Magín mr. Beato Guerrico ab.

Papa Francisco: ¿Qué significa «comer la carne y beber la sangre» de Jesús? Para responder, es necesario intuir qué sucede en el corazón de Jesús mientras parte el pan para la muchedumbre hambrienta. Sabiendo que deberá morir en la cruz por nosotros, Jesús se identifica con ese pan partido y compartido,y eso se convierte para Él en «signo» del Sacrificio que le espera. Este proceso culmina en la Última Cena, donde el pan y el vino convierten realmente en su Cuerpo y en su Sangre. Es la Eucaristía, que Jesús nos deja con una finalidad precisa: que nosotros podamos convertirnos en una sola una cosa con Él. Nutrirnos de ese «Pan de vida» significa entrar en sintonía con el corazón de Cristo, asimilar sus elecciones, sus pensamientos, sus comportamientos. Significa entrar en un dinamismo de amor y convertirse en personas de paz, personas de perdón, de reconciliación, de compartir solidario. Vivir en comunión real con Jesús en esta tierra, nos hace pasar de la muerte a la vida. El Cielo comienza precisamente en esta comunión con Jesús (16-8-2015).

 

Monición única para todas las lecturas

 La Sabiduría del libro de los Proverbios y Jesús comparten hoy un mismo discurso y sus palabras se iluminan recíprocamente. La Sabiduría, que está junto a Dios, prepara un banquete en el que da a comer su pan y a beber su vino, con los que transmite una enseñanza que proporciona vida. Jesús también estaba junto a Dios, pero ha bajado a este mundo y ha preparado un convite en el que ofrece un pan que es su propia carne, su misma persona.