Agenda

18 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
19 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
19 Jul 2019
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
20 Jul 2019
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
20 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
21 Jul 2019
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
21 Jul 2019
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
21 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
22 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
23 Jul 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Tomo II Salterio Segunda Semana

Santos Luis Versiglia y Calixto mrs,
Aldetrudis vg ab, Toribio Romo pb mr,
Cesáreo cf, Néstor ob mr, Sebastián A. rl.
Beato Ciriaco M.a Sancha ob.

Papa Francisco: En este segundo domingo de Cuaresma, la iglesia nos indica la finalidad de este itinerario de conversión, o sea la participación de la gloria de Cristo, en quien resplandece su rostro de Siervo obediente, muerto y resucitado por nosotros... La página evangélica nos cuenta el evento de la Transfiguración, que se coloca en el ápice del ministerio público de Jesús. Una nube blanca los envuelve y resuena desde lo alto la voz del Padre: «Este es mi Hijo el amado: escuchadlo». (Mc 9,7). Escuchar a Cristo, de hecho, comporta asumir la lógica  de su ministerio pascual, ponerse en camino con él, para hacer de la propia existencia un don de amor a los otros, en dócil obediencia a la voluntad de Dios, con una actitud de separación de las cosas mundanas y de libertad interior. El camino de Jesús siempre nos lleva a la felicidad, habrá en medio una cruz o las pruebas, pero al final nos lleva siempre a la felicidad. Jesús no nos engaña. Nos prometió la felicidad y nos la dará si seguimos su camino (1-3-2015).

Monición de entrada

Nos disponemos hermanos a celebrar la Santa Misa en este Segundo Domingo de Cuaresma, en el que cada año leemos la escena de la transfiguración de Jesús ante sus discípulos, este año según San Marcos. Esta escena aparece como muy importante en el evangelio: es la revelación solemne de Jesús como Hijo, como predilecto, como Maestro. Dejemos que hoy también se nos revele a nosotros. De pie, cantamos...

Tomo II - Salterio I Semana

Santos Sadot ob y co mrs, Eladio ob,
Francisco Regis pb mr.

Beato Juan de Fiésole (Fray Angélico) pb

Papa Francisco: Hoy es el primer domingo de este tiempo litúrgico -la Cuaresma- que hace referencia a los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto, después del bautismo en el río Jordán. Escribe san Marcos en el Evangelio de hoy: «El Espíritu lo empujó al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás; vivía con las fieras y los ángeles lo servían. Él, en esos cuarenta días de soledad, se enfrentó a Satanás «cuerpo a cuerpo», desenmascaró sus tentaciones y lo venció. Y en Él hemos vencido todos, pero a nosotros nos toca proteger esta victoria en nuestra vida diaria. Mientras atravesamos el desierto» cuaresmal, mantengamos la mirada dirigida a la Pascua, que es la victoria definitiva de Jesús contra el Maligno, contra el pecado y contra la muerte. He aquí entonces el significado de este primer domingo de Cuaresma: volver a situarnos decididamente en la senda de Jesús, la senda de conduce a la vida. Mirar a Jesús, lo que hizo Jesús, e ir con Él (22-2-2015).

 

Monición única para todas las lecturas

Las lecturas de hoy exponen la realidad del pecado y la respuesta amorosa de Dios. A pesar de la perversión humana en tiempos de Noé, Dios decide iniciar una nueva creación y establece un pacto con el ser humano, recordado en la segunda lectura. En el evangelio Jesús ofrecer la nueva y definitiva alianza para el mundo: el Reinado de Dios. Escuchemos atentos.

Tomo III Salterio 2ª Semana

NTRA. SRA. DE LOURDES.
Santos Pedro Maldonado pb mr,
Sotera vg mr, Pascual I pp

I JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO (LOURDES)

COLECTA CAMPAÑA CONTRA EL HAMBRE EN EL MUNDO

Papa francisco: La curación del leproso se desarrolla en tres breves pasajes: la invocación del enfermo, la respuesta de Jesús, las consecuencias,de la curación prodigiosa. El leproso suplica a Jesús «de rodillas» y le dice: «Si quieres, puedes limpiarme». Ante esta oración humilde y confiada Jesús reacciona con una actitud profunda de su alma: la compasión, que significa "padecer-con-el otro”. La misericordia de Dios supera toda barrera y la mano de Jesús toca al leproso. El no se coloca a una distancia de seguridad y no actúa por poder, sino que se expone directamente al contagio de nuestro mal; y asi precisamente nuestro mal se convierte en el punto del contacto: Él Jesús toma de nosotros nuestra humanidad enferma y nosotros tomamos de Él su humanidad sana y sanadora. Esto ocurre cada vez que recibimos con fe un Sacramentó: el Señor Jesús nos “toca” y nos dona su gracia. Hoy, a nosotros, el Evangelio de la curación del leproso nos dice que, si queremos ser verdaderos discípulos de Jesús, estamos llamados a convertirnos, unidos a Él, en instrumentos de su amor misericordioso, superando todo tipo de marginación (15-2-2015).

Miércoles de Ceniza

Tomo II Salterio II Semana

SAN CIRILO Y SAN METODIO,
PATRONOS DE EUROPA
Valentín mr, Juan B. de la Concepción Vital mr

Ayuno y Abstinencia

TIEMPO DE CUARESMA

Tomo III Salterio I Semana

Santos Catalina de Ricci vg, Juan de Britto pb mr,

Gilberto pb, Rabano Mauro ob, Beata Isabel Canori mf

 

Papa Francisco: El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús que, después de haber predicado el sábado en la sinagoga, cura a muchos enfermos. Predicar y curar: esta es la actividad principal de Jesús en su vida pública. Con la predicación anuncia el reino de Dios, y con la curación demuestra que está cerca, que el reino de Dios está en medio de nosotros. Jesús, que vino al mundo para anunciar y realizar la salvación de todo el hombre y de todos los hombres, muestra una predilección particular por quienes están heridos en el cuerpo y en el espíritu los pobres, los pecadores, los endemoniados, los enfermos, los marginados. Así, Él se revela médico, tanto de las almas como de los cuerpos, buen samaritano del hombre. Es el verdadero Salvador. Cada uno de nosotros está llamado a llevar la luz de la palabra de Dios y la fuerza de la gracia a quienes sufren y a cuantos los asisten, familiares, médicos y enfermeros, para que el servicio al enfermo se preste cada vez más con humanidad, con entrega generosa, con amor evangélico y con ternura. La Iglesia madre, mediante nuestras manos, acaricia nuestros sufrimientos y cura nuestras heridas, y lo hace con ternura de madre (8-2-2015).

Tomo III Salterio III Semana

Santo TOMÁS DE AQUINO pb dc

Julián de Cuenca ob,

Águeda Lin Zhao vg mr

 

Liturgia de las Horas Tomo III • Salterio 3ª semana

Santos INÉS vg mr, Juan Yi pf tnr.
Beata María Josefa de Santa Inés vg

JORNADA DE LA INFANCIA MISIONERA

 

Papa Francisco: El Evangelio de hoy nos presenta el inicio de la predicación de Jesús en Galilea. Precisamente en el momento en el cual la voz profètica del Bautista, que anunciaba la venida del Reino de Dios, fue silenciada por Herodes, Jesús comienza a recorrer los caminos de su tierra para llevar a todos, especialmente a los pobres, «el Evangelio de Dios». El anuncio de Jesús es similar al de Juan, con la diferencia sustancial de que Jesús no indica ya a otro que debe venir: Jesús es Él mismo la realización de las promesas; es Él mismo la «buena noticia» que se ha de creer, acoger y comunicar a los hombres y mujeres de todos los tiempos, para que también ellos confíen su existencia a Él. Jesucristo en persona es la Palabra viviente y operante en la historia: quien le escucha y le sigue entra en el reino de Dios (25-1-2015).

Domingo II del Tiempo Ordinario - Tomo III. Salterio II Semana.

Santos JUAN DE RIBERA ob, Félix de Nola pb,

Eufrasio ob, Macrina mf. mr

Papa Francisco: Todo en nuestra vida, hoy como en tiempos de Jesús, comienza con un encuentro. Un encuentro con este hombre, el carpintero de Nazaret, un hombre como todos y, al mismo tiempo, diverso. Pensemos en el Evangelio de san Juan, allí donde relata el primer encuentro de los discípulos con Jesús (cf. Jn i, 35-42). Andrés, Juan y Simón: se sintieron mirados en lo más profundo, conocidos íntimamente, y esto suscitó en ellos una sorpresa, un estupor que, inmediatamente, los hizo sentirse unidos a Él... Ese fue el descubrimiento decisivo para san Pablo, para san Agustín, y para tantos otros santos: Jesucristo siempre es el primero, nos primerea, nos espera, Jesucristo nos precede siempre; y cuando nosotros llegamos, Él ya nos estaba esperando. Él es como la flor del almendro: es la que florece primero y anuncia la primavera (7-3-2015).

 PRIMERA LECTURA

(1 Samuel 3, 3b-10. 19) Samuel había sido dedicado por sus padres, Ana y Elcaná, al servicio del templo. Hoy, a su corta edad, y dentro del contexto vocacional de este domingo, escucharemos la elección de Samuel para una gran misión.

 

Santos SILVESTRE I pp, Columba vg tnr, Melania
Juan F. Regis pb, Mario ob.

JORNADA POR LA FAMILIA Y POR LA VIDA

Papa Francisco: En el Te Deum [que cantamos en este último día del año, pedimos ayuda a los ángeles, a los profetas y a toda la creación para alabar, al Señor. Con este himno recorremos la historia de la salvación, en donde por un misterioso designio de Dios encuentran lugar y síntesis también los diversos hechos de nuestra vida, en este año que ha pasado... La compañía de la misericordia es luz para comprender mejor cuánto hemos vivido, y es esperanza que nos acompaña al inicio de un nuevo año. Recorrer los días del año transcurrido puede ser como un recuerdo de hechos y eventos que llevan a momentos de alegría y de dolor, o como buscando comprender si hemos percibido la presencia de Dios que todo lo renueva y sostiene con su ayuda. Y, sin embargo, hoy nuestros ojos tienen necesidad de centrarse en modo particular los signos que Dios nos ha concedido, para tocar con la mano la fuerza de su amor misericordioso (31-12-2015).

 PRIMERA LECTURA

(Sirácida 3, 2-6. 12-14) El Libro del Eclesiástico o Sirácida, en el pasaje de hoy, habla de las relaciones entre hijos y padres. El que honra a sus padres, dice el sabio, recibe una serie de beneficios: expía sus pecados, acumula tesoros, se llena de alegría y, cuando ora, es escuchado por Dios, que además le concede larga vida.