Agenda

16 Jun 2019
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
16 Jun 2019
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
16 Jun 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
17 Jun 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
18 Jun 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
19 Jun 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
20 Jun 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
21 Jun 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
21 Jun 2019
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
22 Jun 2019
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Santos Quirico y Julita mrs

Lutgarda vg Aureliano ob

DÍA PRO ORANTIBUS (MONJES YMONJASA)

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Papa Francisco: Hoy, fiesta de la Santísima Trinidad, el Evangelio de san Juan nos presenta la relación entre Jesús, el Padre y el Espíritu. Jesús sabe que está cerca de la realización del designio del Padre, que se cumplirá con su muerte y resurrección; por esto quiere asegurar a los suyos que no los abandonará, porque su misión será prolongada por el Espíritu Santo. Será el Espíritu quien prolongará la misión de Jesús, es decir, guiará a la Iglesia hacia adelante. Jesús revela en qué consiste esta misión. Mediante el Bautismo, el Espíritu Santo nos ha insertado en el corazón y en la vida misma de Dios, que es comunión de amor (22-5-2016).

Solemnidad, Misa del día, 9 de junio de 2019

Santos EFREN di de, José de Anchieta pb,

Ricardo ob, Columba ab.

Beata Ana M.a Taigi mf

DÍA DE LA ACCIÓN CATÓLICA Y DEL APOSTOLADA SEGLAR

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

Papa Francisco: Hoy concluye el tiempo de Pascua, cincuenta días que, desde la Resurrección de Jesús hasta Pentecostés, están marcados de una manera especial por la presencia del Espíritu Santo. Él es, en efecto, el Don pascual por excelencia. Es el Espíritu creador, que crea siempre cosas nuevas. En las lecturas de hoy se nos muestran dos novedades: en la primera lectura, el Espíritu hace que los discípulos sean un pueblo nuevo; en el Evangelio, crea en los discípulos un corazón nuevo. Un pueblo nuevo. En el día de Pentecostés el Espíritu bajó del cielo en forma de «lenguas, como llamaradas, que se dividían, posándose encima de cada uno de ellos. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas» (Hch 2, 3-4). La Palabra de Dios describe así la acción del Espíritu, que primero se posa sobre cada uno y luego pone a todos en comunicación. 1. A cada uno da un don y a todos reúne en unidad. En otras palabras, el mismo Espíritu crea la diversidad y la unidad y de esta manera plasma un pueblo nuevo, variado y unido: la Iglesia universal. 2. La segunda novedad: un corazón nuevo. Jesús Resucitado, en la primera vez que se aparece a los suyos, dice: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados» (Jn 20, 22-23). Jesús no los condena, a pesar de que lo habían abandonado y negado durante la Pasión, sino que les da el Espíritu de perdón. El Espíritu es el primer don del Resucitado y se da en pri-mer lugar para perdonar los pecados. Este es el comienzo de la Iglesia, este es el aglutinante que nos mantiene unidos, el cemento que une los ladrillos de la casa: el perdón. Porque el perdón es el don por excelencia, es el amor más grande, el que mantiene unidos a pesar de todo, que evita el colapso, que refuerza y fortalece. El perdón libera el corazón y le permite recomenzar: el perdón da esperanza, sin perdón no se construye la Iglesia. El Espíritu de perdón, que conduce todo a la armonía, nos empuja a rechazar otras vías: esas precipitadas de quien juzga, las que no tienen salida propia del que cierra todas las puertas, las de sentido único de quien critica a los demás. El Espíritu en cambio nos insta a recorrer la vía de doble sentido del perdón ofrecido y del perdón recibido, de la misericordia divina que se hace amor al prójimo (4-6-2017).

II Domingo de Pascua Ciclo C (28 de abril de 2019)

Tomo II. Salterio II Semana

Santos: PEDRO CHANEL, pb, mr,

Vital mr, Prudencio ob,

Juana Beretta Molla mf.

Viernes Santo Celebración de la Pasión del Señor

Monición única para todas las lecturas

Las lecturas del día de hoy giran en torno a la celebración de la Cena Pascual que realizaban los judíos, misma que también celebró Jesús, a la cual le dio un nuevo sentido, tal como lo narra San Juan en su evangelio y nos lo recuerda San Pablo. Escuchemos con atención los diferentes relatos que nos ilustran esta gran celebración.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de Isaías 52, 13—53, 12

Mirad, mi siervo tendrá éxito, subirá y crecerá mucho. Como muchos se espantaron de él, porque desfigurado no parecía hombre, ni tenía aspecto humano, así asombrará a muchos pueblos, ante él los reyes cerrarán la boca, al ver algo inenarrable y contemplar algo inaudito. ¿Quién creyó nuestro anuncio?, ¿a quién se reveló el brazo del Señor? Creció en su presencia como brote, como raíz en tierra árida, sin figura, sin belleza. Lo vimos sin aspecto atrayente, despreciado y evitado de los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, ante el cual se ocultan los rostros, despreciado y desestimado. Él soportó nuestros sufrimientos y aguantó nuestros dolores; nosotros lo estimamos leproso, herido de Dios y humillado; pero él fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes. Nuestro castigo saludable cayó sobre él, sus cicatrices nos curaron. Todos errábamos como ovejas, cada uno siguiendo su camino; y el Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes. Maltratado, voluntariamente se humillaba y no abría la boca; como cordero llevado al matadero, como oveja ante el esquilador, enmudecía y no abría la boca. Sin defensa, sin justicia, se lo llevaron, ¿quién meditó en su destino? Lo arrancaron de la tierra de los vivos, por los pecados de mi pueblo lo hirieron. Le dieron sepultura con los malvados, y una tumba con los malhechores, aunque no había cometido crímenes ni hubo engaño en su boca. El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento, y entregar su vida como expiación; verá su descendencia, prolongará sus años, lo que el Señor quiere prosperará por su mano. Por los trabajos de su alma verá la luz, el justo se saciará de conocimiento. Mi siervo justificará a muchos, porque cargó con los crímenes de ellos. Le daré una multitud como parte, y tendrá como despojo una muchedumbre. Porque expuso su vida a la muerte y fue contado entre los pecadores, él tomo el pecado de muchos e intercedió por los pecadores.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 30

R. Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.

DOMINGO DE RAMOS

17,30h. Misa de Víspera de los Ramos en la Capilla de Fátima.

19,30h. Misa de Víspera de los Ramos en la Iglesia del Cristo.

11,30h. Bendición de Ramos en el “Cristo Viejo” y Misa Solemne en la Iglesia del Cristo.

12,30h. Procesión de la Entrada Triunfal de Jerusalén “Borrriquillo” desde las afueras del “Cristo Viejo”

PROGRAMA DE ACTIVIDADES
I Semana de la Parroquia

“La MISERICORDIA del SEÑOR
no se ha acabado, ni se ha agotado su ternura’’

(Libro de las Lamentaciones 3, 22)

DOMINGO, 21 DE ABRIL

INAUGURACION DE LA I SEMANA DE LA PARROQUIA
Celebración de la Eucaristía de Resurrección
Preside el Sr, Cura Párroco
D Emilio-Jesús Montes Romero
Ermita Virgen de la Cabeza a las 11,30 horas,

Del 19 al 27 de Abril

NOVENA DE LA DIVINA MISERICORDIA

 

VIERNES SANTO 19 de Abril y SABADO SANTO 20 de Abril

En el Templo Parroquial a las 15,00 horas.

SANTO TRIDUO PASCUAL

Santos: ANSELMO ob, dc, Anastasio ob

Conrado de Parzham rl

Román Adame pr mr

 DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

SANTO TRIDUO PASCUAL

SÁBADO SANTO DE LA SEPULTURA DEL SEÑOR
Santos Inés de Montepulciano vg,
Aniceto pp, Secundino mr, Marcelino ob

Papa Francisco: Jesús nos invita a mirar sus llagas, nos invita a tocarlas, como a Tomás, para sanar nuestra incredulidad. Nos invita, sobre todo, a entrar en el misterio de sus llagas, que es el misterio de su amor misericordioso. A través de ellas, como por una brecha luminosa, podemos ver todo el misterio de Cristo y de Dios: su Pasión, su vida terrena -llena de compasión por los más pequeños y los enfermos-, su encarnación en el seno de María. Es este, hermanos y hermanas, el camino que Dios nos ha abierto para que podamos salir, finalmente, de la esclavitud del mal y de la muerte, y entrar en la tierra de la vida y de la paz. Este Camino es Él, Jesús, Crucificado y Resucitado, y especialmente lo son sus llagas llenas de misericordia. Ante mis pecados o ante las grandes tragedias del mundo, me remorderá mi conciencia, pero no perderé la paz, porque me acordaré de las llagas del Señor. Él, en efecto, "fue traspasado por nuestras rebeliones" (/s 53, 5). ¿Qué hay tan mortífero que no haya sido destruido por la muerte de Cristo? (12-4-15).

Oración:

CRISTO JESÚS, en este día de sepulcro, aún quedan ecos de la tarde cruenta del viernes, queda sin respuesta tu grito desgarrador -Dios mío, ¿por qué me has abandonado?-, queda la esperanza. Mañana, al alba, verás y veremos, que el Padre nunca te ha abandonado, y que tu muerte se convierte en fuente de vida para ti y para el mundo. Me quedo con tu Madre, que desde la Cruz me la diste a mí como Madre: a pesar de haber visto a un Dios que ha muerto, al principal apóstol que te negó, y al último apóstol que te vendió, María espera, y yo con ella.