Agenda

13 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
14 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
15 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
15 Nov 2019
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
16 Nov 2019
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
16 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
17 Nov 2019
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
17 Nov 2019
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
17 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
18 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Tomo III Salterio 1ª Semana

Santa MARTA NT,

Urbano II pp. Félix mr. Próspero mr.

 

Papa Francisco: El Evangelio de este domingo presenta el gran signo de la multiplicación de los panes. Un joven que pone a disposición todo lo que tiene: cinco panes y dos peces. Jesús esperaba justamente eso. Ordena a los discípulos que hagan sentar a la gente, luego toma los panes y los peces, da gracias al Padre y los distribuye. Estos gestos anticipan los de la última Cena, que dan al pan de Jesús su significado más auténtico. El pan de Dios es Jesús mismo. Al comulgar con Él, recibimos su vida en nosotros y nos convertimos en hijos del Padre celestial y hermanos entre nosotros. Jesús sacia no solo el hambre material, sino el más profundo, el hambre de sentido de la vida, el hambre de Dios. Ante el sufrimiento, la soledad, la pobreza y las dificultades de tanta gente, ¿qué podemos hacer nosotros? Podemos ofrecer ese poco que tenemos: alguna hora de tiempo, algún talento, alguna competencia... ¿Quién de nosotros no tiene sus «cinco panes y dos peces»? ¡Todos los tenemos! Si estamos dispuestos a ponerlos en las manos del Señor, bastarían para que en el mundo hubiera un poco más de amor, de paz, de justicia y, sobre todo, de alegría (26-7-2015).

Tomo III - Salterio 4° semana

Santos MARÍA MAGDALENA NT,
Anastasio mj, Cirilo ob,
Gualterio (Walter) cf

Papa Francisco: “Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato”. Ver, tener compasión, enseñar: los podemos llamar los “verbos del Pastor”. ‘Ver’ y ‘tener compasión’ configuran a Jesús como el Buen Pastor. Su compasión no es solo un sentimiento humano, sino la conmoción del Mesías en la que se hizo carne la ternura de Dios. Y de esta compasión nace el deseo de Jesús de nutrir a la multitud con el pan de su palabra. O sea, enseñar la Palabra de Dios a la gente. Jesús tiene compasión; Jesús enseña. ¡Qué bello es esto! Ante los grandes desafíos que el anuncio del Evangelio tiene que enfrentar, he invitado a alcanzar de Cristo Señor la gracia que salva y que da fuerzas al empeño del testimonio cristiane a desarrollar la difusión de la Palabra de Dios, para que la importante religiosidad < de tantos pueblos pueda siempre ser testimonio fiel del Evangelio (19-7-2015).

Monición única para todas las lecturas:

Una imagen dibujan todas las lecturas de hoy: un rebaño, dispersado y expuesto a peligros de
muerte, pero que está llamado por Jesús, el Señor, el Buen Pastor, a la unidad y a la vida. Dos
nombres recibe este pastor: "el Señor nuestra salvación/justicia" y "Nuestra Paz". Escuchemos
atentos al buen pastor que quiere hablarnos.

Tomo III Salterio 3ª Semana

Santos BUENAVENTURA pb dc,
Pompilio M. Pirrotti pb, Vladimiro re.
Beata Ana Ma Javouhey

Papa Francisco: Hay una palabra central en la espiritualidad cristiana, es la experiencia del discipulado: hospitalidad. Jesús, como buen maestro, pedagogo, los envía a vivir la hospitalidad. Les dice: «Quedaos en la casa donde entréis». Los envía a aprender una de las características fundamentales de la comunidad creyente. Podríamos decir que cristiano es aquel que aprendió a hospedar, que aprendió a alojar. En la lógica del Evangelio no se convence con los argumentos, con las estrategias, con las tácticas, sino simplemente aprendiendo a alojar, a hospedar. Hospitalidad con el hambriento, con el sediento, con el forastero con el desnudo, con el enfermo, con el preso (cf. Mt 25,34-37), con el leproso, con el paralítico. Hospitalidad con el que no piensa como nosotros, con el que no tiene fe o la ha perdido. Y, a veces, por culpa nuestra (12-7-2015).

 

Monición única para todas las lecturas

Los textos de este domingo hablan de llamada, elección y envío. Tres aspectos de una misma vocación que se vive en el desapego radical y en el servicio. El profeta Amós y, después de Jesús, los apóstoles constatan que la fidelidad a esta llamada de Dios compromete toda la vida. Elegidos en Cristo, dice Pablo, nosotros hemos sido llamados y enviados a anunciar el evangelio. Escuchemos atentos este llamado que es para nosotros ahora.

Tomo III Salterio 2ª Semana

Santos Àquila y Priscila NT es, Adrián pp,
Pancracio ob mr, Landrada ab

 

Papa Francisco: La Sagrada Familia de Nazaret se presenta como una familia de trabajadores, y Jesús mismo era conocido como «el hijo del carpintero» o incluso «el carpintero» (Mc 6, 3). Y san Pablo no duda en poner en guardia a los cristianos: «Si alguno no quiere trabajar, que no coma» (2Tes 3, 10). El compromiso del trabajo y la vida del espíritu, en la concepción cristiana, no están de ninguna manera en contraste entre sí. Es importante comprender bien esto. Oración y trabajo pueden y deben ir de la mano. La falta de trabajo perjudica al espíritu, como la ausencia de oración hace daño también a la actividad práctica (19-8-2015).

Monición única para todas las lecturas

Las tres lecturas de hoy nos presentan el panorama de la incredulidad, sobretodo en la de Ezequiel y el Evangelio. Nosotros pongamos mucha atención hoy a estas lecturas y escuchemos atentos la voz de Dios con fe y confianza.

Tomo III Salterio 1ª Semana

Santos Aarón AT, Nicasio mr, Teodorico pb,
Justino Orona y Atilano Cruz pbs mrs

JORNADA DE RESPONSABILIDAD DEL TRÁFICO

Papa Francisco: El Evangelio de hoy presenta la curación de una mujer que desde hacía doce años padecía flujos de sangre. A causa de esta enfermedad que, según la cultura del tiempo, la hacía «impura», ella debía evitar todo contacto humano: pobrecilla, estaba condenada a una muerte civil. Esta mujer anónima, en medio de la multitud que sigue a Jesús, se dice a sí misma: «Con solo tocarle el manto curaré». Y así fue. Quien cree «toca» a Jesús y toma de Él la gracia que salva. La fe es esto: tocar a Jesús y recibir de Él la gracia que salva la vida espiritual nos salva de tantos problemas. Jesús se da cuenta, y en medio de la gente, busca el rostro de aquella mujer. Ella se adelanta temblorosa y Él le dice: «Hija, tu fe te ha salvado». Y cada vez que Jesús se acerca a nosotros, cuando vamos hacia Él con fe, escuchamos esto del Padre: «Hijo, tú eres mi hijo. Tú te has curado. Yo perdono a todos todo. Yo curo a todos y todo». El mensaje es claro, y se puede resumir en una pregunta ¿Creemos que Jesús puede curarnos y puede despertarnos de la muerte? (28-6-2015)

 

Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista (24 de junio de 2018)

Tomo III - Salterio 4ª semana

MATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA

Santos María Guadalupe García Zabala vg,

Simplicio pf, ob, Rumoldo er, mr, Beata vg,

Tomo III Salterio 3ª Semana

Santos Teresa de Portugal re, Avito ab,
Domingo Nguyên y co mrs

 

Papa Francisco: Jesús habla con palabras sencillas, con comparaciones fáciles para que todos puedan entender el mensaje. La oración es la pila del cristiano para iluminar. Tú puedes hacer muchas cosas, muchas obras, también obras de misercordia, tú puedes hacer muchas cosas grandes por la Iglesia -una universidad católica, un colegio, un hospital- y también te harán un monumento como benefactor de 1a Iglesia, pero si no rezas eso estará un poco oscuro. La actitud del cristiano es darse, dar sabor a la vida de los otros, dar sabor a muchas cosas con el mensaje del Evangelio (7-6-2016).

Monición única para todas las lecturas

Comparaciones inspiradas en el mundo de la agricultura forman el escenario simbólico en el que se desarrollan las lecturas de este domingo. Tanto Ezequiel como Jesús usan imágenes del campo para explicar el la instauración y crecimiento del Reino.  Y por si nos parece que el Reino no avanza al ritmo esperado, Pablo nos recuerda la importancia de caminar en la fe aunque todavía no veamos lo que esperamos. Escuchemos atentos.

Tomo III. Salterio 2ª Semana

Santos Landerico ob, Itamar ob.
Beato Juan Dominici ob

Papa Francisco: El reino de Dios es una realidad humanamente pequeña y aparentemente irrelevante. Para entrar a formar parte de él es necesario ser pobre en el corazón; no confiar en las propias capacidades, sino en el poder del amor de Dios no actuar para ser importantes ante los ojos del mundo, sino preciosos ante los ojos de Dios, que tiene predilección por los sencillos y humildes. Cuando vivimos así, a través de nosotros irrumpe la fuerza de Cristo y transforma lo que es pequeño y modesto en una realidad que fermenta toda la masa del mundo y de la historia (14-6-2015).

 

Monición de entrada

Bienvenidos hermanos y hermanas a la casa de Dios en este X domingo del Tiempo Ordinario. Con la eucaristía de hoy seguimos manifestando nuestra adhesión a Dios y nuestros agradecimientos por la misericordia que nos muestra en cada instante. Con nuestras intenciones particulares, iniciemos con fe y esperanza esta santa misa. De pie, cantemos...

Santos CARLOS LUANGA y co mars.

Juan Grande rl, Clotilde re, Olivia vg.

DÍA DE CARIDAD

Papa Francisco: Hoy se celebra en muchos países la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo o, según la expresión en latín más conocida la solemnidad del Corpus Christi. Jesús toma entre sus manos el pan y dice «tomad, esto es mi Cuerpo» Con este gesto y con estas palabras, Él asigna al pan una función que no es más la de simple alimento físico, sino la de hacer presente su Persona en medio de la comunidad de los creyentes. Cuando tomamos y comemos ese Pan, somos asociados a la vida de Jesús, entramos en comunión con El, nos comprometemos a realizar la comunión entre nosotros. La fiesta de hoy nos impulsa a acoger la invitación íntima a la conversión y al servicio, al amor y al perdón. Nos estimula a convertirnos, con la vida, en imitadores de lo que celebramos en la liturgia. El Cristo, que nos nutre bajo las especies consagradas del pan y del vino, es el mismo que viene a nuestro encuentro en los acontecimientos cotidianos; está en el pobre que tiende la mano, está en el que sufre e implora ayuda, está en el que la mano que pide nuestra disponibilidad y espera nuestra acogida. Está en el niño que no sabe nada de Jesús, de la salvación, que no tiene fe. Está en cada ser humano también en el más pequeño e indefenso (7-6-2015).

 

Monición única para todas las lecturas

En la solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo la liturgia se explica a sí misma. En efecto, las lecturas que proclamamos en este día nos sirven para entender mejor lo que celebramos cada domingo en la eucaristía. En todas ellas aparecen vinculados los conceptos de “sangre” y de “alianza”, aunque con un sentido diverso en cada caso. Escuchemos atentamente los detalles en cada lectura.