Agenda

14 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
15 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
15 Nov 2019
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
16 Nov 2019
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
16 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
17 Nov 2019
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
17 Nov 2019
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
17 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
18 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
19 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo (3 de junio de 2018)

Santos CARLOS LUANGA y co mars.

Juan Grande rl, Clotilde re, Olivia vg.

DÍA DE CARIDAD

Papa Francisco: Hoy se celebra en muchos países la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo o, según la expresión en latín más conocida la solemnidad del Corpus Christi. Jesús toma entre sus manos el pan y dice «tomad, esto es mi Cuerpo» Con este gesto y con estas palabras, Él asigna al pan una función que no es más la de simple alimento físico, sino la de hacer presente su Persona en medio de la comunidad de los creyentes. Cuando tomamos y comemos ese Pan, somos asociados a la vida de Jesús, entramos en comunión con El, nos comprometemos a realizar la comunión entre nosotros. La fiesta de hoy nos impulsa a acoger la invitación íntima a la conversión y al servicio, al amor y al perdón. Nos estimula a convertirnos, con la vida, en imitadores de lo que celebramos en la liturgia. El Cristo, que nos nutre bajo las especies consagradas del pan y del vino, es el mismo que viene a nuestro encuentro en los acontecimientos cotidianos; está en el pobre que tiende la mano, está en el que sufre e implora ayuda, está en el que la mano que pide nuestra disponibilidad y espera nuestra acogida. Está en el niño que no sabe nada de Jesús, de la salvación, que no tiene fe. Está en cada ser humano también en el más pequeño e indefenso (7-6-2015).

Santos AGUSTÍB DE CANTERBURY ob,

Bruno ob, Bábara Kim y Bárbara Yi mrs.

DÍA PRO ORÁNTIBUS (monjes y monjas)

Papa Francisco: Hoy celebramos la fiesta de la Santísima Trinidad, que nos recuerda el misterio del único Dios en tres Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. La Trinidad es comunión de Personas divinas, las cuales son una con la otra, una para la otra y una en la otra: esta comunión es la Vida de Dios, el misterio de amor del Dios vivo. Y Jesús nos revelo este misterio. El nos habló de Dios como Padre; nos habló del Espíritu; y nos habló de sí mismo como Hijo de Dios. No estamos llamados a vivir los unos sin los otros, por encima o contra los demás, sino los unos con los otros, por los otros y en los otros. Esto significa acoger y testimoniar concordes la belleza del Evangelio; vivir el amor recíproco y hacia todos, compartiendo alegrías y sufrimientos, aprendiendo a pedir y conceder el perdón, valorando los diversos carismas bajo la guía de los pastores. En una palabra, se nos encomienda la tarea de edificar comunidades eclesiales que sean cada vez más familia, capaces de reflejar el esplendor de la Trinidad y evangelizar, no solo con las palabras, sino con la fuerza del amor de Dios que habita en nosotros (31-5-2015).

 

Solemnidad de Pentecostés

Santos BERNARDINO DE SIENA pb.

Lidia NT, Áurea mr

DÍA DE LA ACCIÓN CATÓLICA Y DEL APOSTOLADO SEGLAR

Papa Francisco: La fiesta de Pentecostés nos hace revivir los inicios de la Iglesia: «De repente se produjo desde el cielo un estruendo, como de viento que soplaba fuertemente... y se llenaron todos de Espíritu Santo». Esta efusión transformó completamente a los discípulos: el miedo es remplazado por la valentía, la cerrazón cede el lugar al anuncio, y toda duda es expulsada por la fe llena de amor. Es el «bautismo» de la Iglesia, que así comenzaba su camino en la historia, guiada por la fuerza del Espíritu Santo. El Espíritu Santo, infundido en Pentecostés en el corazón de los discípulos, es el inicio de una nueva época: la época del testimonio y la fraternidad. Es un tiempo que viene de lo alto, viene de Dios, como las llamas de fuego que se posaron sobre la cabeza de cada discípulo. Era la llama del amor que quema toda aspereza; era la lengua del Evangelio que traspasa los límites puestos por los hombres y toca los corazones de la muchedumbre, sin distinción de lengua, raza o nacionalidad. Como ese día de Pentecostés, el Espíritu Santo es derramado continuamente también hoy sobre la Iglesia y sobre cada uno de nosotros para que salgamos de nuestras mediocridades y de nuestras cerrazones y comuniquemos a todo el mundo el amor misericordioso del Señor (24-5-2015).

Del 10 al 14 de Mayo

SOLEMNE QUINARIO EN HONOR DE SAN ISIDRO LABRADOR Y SANTA MARIA DE LA CABEZA

Hora: 19 30 horas

Lugar: Parroquia del Santo Cristo


Durante la misa del 10 de Mayo se procederá a la bendición de la imagen de Santa María de la Cabeza por el parroco D. Emilio Jesús Montes Romero

SANTO ROSARIO CON LA IMAGEN DE LA SANTISIMA VIRGEN DE LA CABEZA

13 DE MAYO A LAS 9,30 HORAS

QUE SALDRA DE LA ERMITA Y RECORRERA LAS CALLES DE SU FERIGRESIA

PÒSTERIORMENTE  TENDRA LUGAR LA SANTA MISA EN LA ERMITA DE LA VIRGEN DE LA CABEZA A LAS 10,30 HORAS

 

TRIDUO A NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA

 

Jueves 10 de mayo:

Santa Misa a las 17.00 h.

Al finalizar, rezo del Rosario y Flores a María.

 

Caritas Parroquial del Cristo de la Misericordia, realizo un campaña de  recogida de alimentos no perecederos, artículos de limpieza e higiene personal, que tuvo lugar el pasado fin de semana (5 y 6 de mayo), con una gran participación.

Desde esta página agradecemos a todos los que han colaborado en la misma.

En el enlace que se inserta a continuación, pueden ver algunas de las fotos.

Caritas Parroquial Cristo de la Misericordia

Tomo II - Salterio 2ª Semana

Santo Domingo Savio cf. Benita vg.

Mariano y Santiago mrs. Lucio Cirineo NT

 

Papa Francisco: El Evangelio de hoy vuelve a llevarnos al Cenáculo, donde escuchamos el mandamiento nuevo de Jesús. Dice así: «Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros, como yo os he amado». Y, pensando en el sacrificio de la cruz ya inminente, añade: «Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando». Estas palabras resumen todo lo que Él hizo: Jesús dio la vida por sus amigos. Amigos que no lo habían comprendido, que en el momento crucial lo abandonaron, traicionaron y negaron. Esto nos dice que Él nos ama aun sin ser merecedores de su amor: ¡así asi ama Jesús! Son muchos los pequeños y grandes gestos que obedecen al mandamiento del Señor: gestos pequeños, de todos los días, gestos de cercanía a un anciano, a un niño, a un enfermo, a una persona sola y con dificultades, sin casa, sin trabajo, inmigrante, refugiada... Gracias a la fuerza de esta Palabra de Cristo, cada uno de nosotros puede hacerse prójimo del hermano y la hermana que encuentra (10-5-2015).

Monición única para todas las lecturas

Tanto el evangelio como la primera carta de Juan nos hablan del amor que procede del Padre y a través de Jesús se manifiesta a los creyentes que han de responder a este don gratuito amándose mutuamente. El libro de los Hechos de los apóstoles nos ayuda a profundizar aún más en ese misterio. Escuchemos atentos.

Tomo II Salterio Ia semana DOMINGO V DE PASCUA

Santos CATALINA DE SIENA vg dc,
Tíquico NT, Hugo ab

 

Papa Francisco: El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús durante la última Cena, en el momento en el que sabe que la muerte está ya cercana. Ha llegado su «hora». Por última vez Él está con sus discípulos, y entonces quiere imprimir bien en sus mentes una verdad fundamental: también cuando Él ya no estará físicamente en medio de ellos, podrán permanecer aún unidos a Él de un modo nuevo, y así dar mucho fruto. Todos podemos estar unidos a Jesús de un modo nuevo. Si por el contrario uno perdiese esta comunión con Él, esta comunión con Él se volvería estéril, es más, dañina para la comunidad. Y para expresar esta realidad, este nuevo modo de estar unidos a Él, Jesús usa la imagen de la vid y los sarmientos: «Yo soy la vid, vosotros los sarmientos». Los frutos de esta unión profunda con Jesús son maravillosos: toda nuestra persona es transformada por la gracia del Espíritu: alma, inteligencia, voluntad, afectos, y también el cuerpo, porque somos unidad de espíritu y cuerpo. Recibimos un nuevo modo de ser, la vida de Cristo se convierte también en la nuestra: podemos pensar como Él, actuar como Él, ver el mundo y las cosas con los ojos de Jesús. Como consecuencia, podemos amar a nuestros hermanos, comenzando por los más pobres y los que sufren, como hizo Él, y amarlos con su corazón y llevar así al mundo frutos de bondad, de caridad y de paz. (3-5-2015).

Monición única para todas las lecturas: