Agenda

10 Jul 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
11 Jul 2020
17:00
Fatima
17 Jul 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
18 Jul 2020
17:00
Fatima
24 Jul 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
25 Jul 2020
17:00
Fatima
31 Jul 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
01 Ago 2020
17:00
Fatima
07 Ago 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
08 Ago 2020
17:00
Fatima

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Cita previa para asistir a la EUCARISTÍA a partir del 18 de mayo:

 

11:00 a 13:00 mañanas 

17:00 a 19:00 tardes

 Pedir con un día de antelación vía wassap o llamada.

(24 de mayo de 2020)

Liturgia de las Horas: Tomo II -Salterio 3ª semana

María Auxiliadora. Santos Vicente de
Lérins pb mj, Simeón Estilita pb er,
Juana mujer de Cusa NT,
Traslación de Santo Domingo

JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES

Papa Francisco: En muchos países se celebra hoy la solemnidad de la Ascensión del Señor. Esta fiesta contiene dos elementos. 1. Por una parte, la Ascensión orienta nuestra mirada al cielo, donde Jesús glorificado se sienta a la derecha de Dios. 2. Por otra parte, nos recuerda el inicio de la misión de la Iglesia: Jesús resucitado ha subido al cielo y envía a sus discípulos a difundir el Evangelio por todo el mundo. La Ascensión nos exhorta a levantar la mirada al cielo, para después dirigirla ir mediatamente a la tierra, llevando adelante las tareas que el Señor resucitado nos confía La misión confiada por Jesús a los apóstoles ha proseguido a través de los siglos, y prosigue todavía hoy: requiere la colaboración de todos nosotros. Cada uno, en efecto, por el bautismo que ha recibido está habilitado por su parte para anunciar el Evangelio. La Ascensión del Señor al cielo, mientras inaugura una nueva forma de presencia de Jesús en medio de nosotros, nos pide que tengamos ojos y corazón para encontrarlo, para ser virio y para testimoniarlo a los demás. Se trata de ser hombres y mujeres de la Ascensión, es decir, buscadores de Cristo a lo largo de los caminos de nuestro tiempo, llevando su palabra de salvación hasta los confines de la tierra (13-5-2018).

Liturgia de las Horas: Tomo II – Salterio 2ª semana

Santos PASCUAL BAILÓN rl.

Víctor mr, Heraclio y Pablo mrs.

 Papa Francisco: Jesús promete a sus amigos, en un momento triste y oscuro que, después de Él, recibirán «otro Paráclito», otro "Abogado", otro Defensor otro Consolador: «el Espíritu de la verdad»; y añade: «No os dejaré huérfano volveré a vosotros». Estas palabras transmiten la alegría de una nueva venid de Cristo: Él, resucitado y glorificado, vive en el Padre y, al mismo tiempo, viene a nosotros en el Espíritu Santo. «El que me ama, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él». El amor es lo que nos introduce en el conocimiento de Jesús, gracias a la acción de este "Abogado" que Jesús nos ha enviado, es decir, el Espíritu Santo. El Señor hoy nos llama a corresponder generosamente a la llamada evangélica, al amor, poniendo a Dios en el centro de nuestra vida y dedicándonos al servicio de los hermanos, especialmente a los más necesitados de apoyo y consuelo. Si existe una actitud qué nunca es fácil, es precisamente la de saber amarse, de quererse según el ejemplo del Señor y con su gracia. A veces los contrastes, el orgullo, las envidias, las divisiones dejan huella también en el rostro bello de la Iglesia. Una comunidad de cristianos debería vivir en la caridad de Cristo, y sin embargo es precisamente allí donde el maligno "mete la pata" y nosotros a veces nos dejamos engañar. Y quienes lo pagan son las personas espiritualmente más débiles. Cuántas de ellas se han alejado porque no se han sentido acogidas, comprendidas, amadas. Saber amar no es nunca un dato adquirido una vez para siempre; cada día se debe empezar de nuevo, se debe ejercitar. Escuchad esto: cada día se debe aprender el arte de amar, cada día se debe seguir con paciencia en la escuela de Cristo, cada día se debe perdonar y mirar a Jesús; y esto, con la ayuda de este "Abogado", de este Consolador que Jesús nos ha enviado que es el Espíritu Santo (21-5-2017).

Monición única para todas las lecturas

Hoy aparece en las tres lecturas el protagonismo del Espíritu, que es quien da vida a la comunidad. La primera carta de Pedro destaca el papel del Espíritu en el misterio pascual, constatando su intervención en la resurrección de Cristo. El libro de los Hechos nos presenta a los apóstoles transmitiendo ese mismo Espíritu mediante la imposición de manos. Finalmente, es el evangelio de Juan quien nos muestra a Jesús despidiéndose de los discípulos y prometiéndoles que intercederá ante el Padre para que les envíe “otro Paráclito” que se quede siempre con ellos. Abrimos nuestro corazón, para la escucha atenta la Palabra.

Presentación de la Antigua Iglesia del Santísimo Cristo de la Misericordia.

Tuvo lugar el sábado día 2 de mayo de 2020, después de la Eucaristía de la tarde 20,00 horas, por D. Emilio Montes Romero, párroco de la Comunidad Parroquial Cristo de la Misericordia.

El evento tuvo lugar a través de las cámaras de ValdeREC, y lo pueden ver pinchando en el enlace que figura al pie de esta página o yendo directamente a la página de ValdeRec-Noticias - You Tube.

https://youtu.be/TI2ThYI-dCw

Y también siguiendo este otro enlace: Eloy Cosas de la Mancha - You Tube

Liturgia de las horas: Tomo II – Salterio 1ª semana

Santos JUAN DE ÁVILA pb dc,
Antonino de Florencia ob,
Job AT, Solongia vg mr

Papa Francisco: Hoy la primera lectura, de los Hechos de los Apóstoles, nos hace ver que también en la Iglesia de los orígenes surgen las primeras tensiones y las primeras divergencias. Cuando el cristianismo, que por voluntad de Jesús está destinado a todos los pueblos, se abrió al ámbito cultural griego, faltaba esa homogeneidad y surgieron las primeras dificultades. La ayuda de la comunidad a las personas necesitadas -viudas, huérfanos y pobres en general-, parecía privilegiar a los cristianos de origen judío respecto a los demás. Los Apóstoles convocaron a una reunión abierta también a los discípulos, discutieron juntos la cuestión. Todos. Es hermosa esta confrontación franca entre los pastores y los demás fieles. Los Apóstoles hicieron una propuesta que fue acogida por todos: ellos se dedicarán a la oración y al ministerio de la Palabra, mientras que siete hombres, los diáconos, proveerán al servicio de las mesas de los pobres. Estos siete no fueron elegidos por ser expertos en negocios, sino por ser hombres honrados y de buena reputación, llenos de Espíritu Santo y de sabiduría; y fueron constituidos en su servicio mediante la imposición de las manos por parte de los Apóstoles. Y, así, de ese descontento, se llegó a una solución. Confrontándonos, discutiendo y rezando," así se resuelven los conflictos en la Iglesia. Con la certeza de que las críticas, la envidias y los celos no podrán jamás conducirnos a la concordia, a la armonía o a la paz (18-5-2014).

Monición única para todas las lecturas

Hoy el evangelio de San Juan nos presenta a Jesús como el camino, la verdad y la vida. También en la carta de Pedro nos encontramos con otra gran convicción teológica y pastoral: la comunidad cristiana es un pueblo sacerdotal, un templo vivo en el Espíritu. Y la página de los Hechos nos presenta otro factor importante en este crecimiento pascual de la comunidad: los ministros ordenados. Las tres realidades básicas: Cristo, la comunidad sacerdotal y los ministros de la comunidad, son elementos que nos ayudan a vivir gozosamente la Pascua. Escuchemos atentamente.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 6, 1-7

En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, diciendo que en el suministro diario no atendían a sus viudas. Los Doce convocaron al grupo de los discípulos y les dijeron: —«No nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocuparnos de la administración. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu y de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea: nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la palabra». La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y ellos les impusieron las manos orando. La palabra de Dios iba cundiendo, y en Jerusalén crecía mucho el número de discípulos, incluso muchos sacerdotes aceptaban la fe.

Liturgia de las Horas: Tomo II – Salterio 4ª semana

FIESTA DE SAN FELIPE y SANTIAGO, APÓSTOLES
Santos Timoteo y Maura mrs, Juvenal ob

JORNADA DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

Papa Francisco: En el Evangelio de este domingo, llamado "el domingo del Buen Pastor", Jesús se presenta con dos imágenes que se complementan la una con la otra. La imagen del pastor y la imagen de la puerta del redil. Al rebaño se acercan distintas personas: está quien entra en el recinto pasando por la puerta y quien «salta por otra parte». 1. El primero es el pastor. Jesús se identifica con él y manifiesta una relación de familiaridad con las ovejas, expresada a través de la voz, con la que las llama y que ellas reconocen y siguen. 2. La segunda imagen con la que Jesús se presenta es la de la «puerta de las ovejas: Yo soy la puerta: si uno entra por mí, estará a salvo», es decir tendrá vida y la tendrá en abundancia. Cristo, Buen Pastor, se ha convertido en la puerta de la salvación de la humanidad, porque ha ofrecido la vida por sus ovejas. Jesús es un jefe cuya autoridad se expresa en el servicio, En este mes de mayo recemos el Rosario, en particular por la paz. Por favor: recemos el Rosario por la paz, como pidió la Virgen en Fátima (7-5-2017).

Monición única para todas las lecturas

La liturgia de hoy está impregnada de metáforas sacadas del mundo pastoril. El salmo 22 describe el cuidado amoroso y atento de un Dios-pastor que guía a su pueblo para que no le falte nada. Y esa misma función la aplican a Jesús tanto la primera carta de Pedro como el evangelio. Ambos para recordarnos la admirable solidaridad de Cristo, que da su vida para que los suyos no anden como ovejas descarriadas ni sean víctimas de “ladrones y salteadores”. Pongamos mucha atención.

Liturgia de las Horas: Tomo II – Salterio 3ª semana

Santos ISIDORO ob dc, Cleto pp.
Beatos Domingo y Gregorio pbs

 Papa Francisco: El Evangelio nos habla del camino de los dos discípulos de Emaús, y se puede resumir en tres palabras: muerte, resurrección y vida. 1. Muerte: los dos discípulos regresan a sus quehaceres cotidianos, llenos de desilusión y desesperación. El Maestro ha muerto y por tanto es inútil esperar. Estaban desorientados, confundidos y desilusionados. Su camino es un volver atrás; es alejarse de la dolorosa experiencia del Crucificado. 2. Resurrección: en la oscuridad de la noche más negra, en la desesperación más angustiosa, Jesús se acerca a los dos discípulos y los acompaña en su camino para que descubran que él es «el camino, la verdad y la vida». Jesús trasforma su desesperación en vida. Quien no pasa a través de la experiencia de la cruz, hasta llegar a la Verdad de la resurrección, se condena a sí mismo a la desesperación. 3. Vida: el encuentro con Jesús resucitado transforma la vida de los dos discípulos, porque el Resucitado transforma la vida entera y hace fecunda cualquier esterilidad. La Resurrección no es una fe que nace de la Iglesia: es la Iglesia la que nace de la fe en la Resurrección. De nada sirve rezar si nuestra oración que se dirige a Dios no se transforma en amor hacia el hermano. Para Dios, es mejor no creer que ser un falso creyente, un hipócrita (29-4-2017).

Monición única para todas las lecturas

La resurrección de Cristo sigue siendo el centro de las lecturas para este día. Es la que anuncia Pedro en su discurso de Pentecostés, la que invoca la carta del mismo Pedro para sacar consecuencias para la vida de los cristianos, y el centro de la conversación y de la experiencia de los discípulos de Emaús en su encuentro con el Señor. Escuchemos con mucha atención.

PRIMERA LECTURA

(19 de abril de 2020)

Liturgia de las Horas: Tomo II – Salterio 2ª semana

Satos León IX  pp.

Jorge de Antioquia ob, Marta vg mr

 Papa Francisco: El evangelio de hoy narra que el día de Pascua Jesús se aparece por la tarde a sus discípulos en el Cenáculo, llevando tres dones: la paz, la alegría y la misión apostólica.

SANTO TRIDUO PASCUAL

Santos David Uribe pb mr, Julio I pp,
José Moscati cf, Damián ob, Víctor mr,
Visia y Sofía mrs

 

Papa Francisco: «¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?»; ¿por qué pensáis que todo es inútil, que nadie puede remover vuestras piedras? ¿Por qué os entregáis a la resignación o al fracaso? La Pascua, hermanos y hermanas, es la fiesta de la remoción de las piedras. Dios quita las piedras más duras, contra las que se estrellan las esperanzas y las expectativas: la muerte, el pecado, el miedo, la mundanidad. La historia humana no termina ante una piedra sepulcral, porque hoy descubre la «piedra viva»: Jesús resucitado. Nosotros, como Iglesia, estamos fundados en Él, e incluso cuándo nos desanimamos, cuando sentimos la tentación de juzgarlo todo en base a nuestros fracasos, Él viene para hacerlo todo nuevo, para remover nuestras decepciones. Cada uno de nosotros está llamado a descubrir en el que está Vivo a Aquel que remueve las piedras más pesadas del corazón. Preguntémonos, antes de nada: ¿cuál es la piedra que tengo que remover en mí?, ¿cómo se llama esta piedra? A menudo la esperanza se ve obstaculizada por lo piedra de la desconfianza. Cuando se afianza la idea de que todo va mal y de que, en el peor de los casos, no termina nunca, llegamos a creer con resignación que la muerte es más fuerte que la vida y nos convertimos en personas cínicas y burlonas, portadoras de un nocivo desaliento. Piedra sobre piedra, construimos dentro de nosotros un monumento a la insatisfacción, el sepulcro de la esperanza. Quejándonos de la vida, hacemos que la vida acabe siendo esclava de las quejas y espiritualmente enferma. Se va abriendo paso así una especie de psicología del sepulcro: todo termina allí, sin esperanza de salir con vida. Esta es, sin embargo, la pregunta hiriente de la Pascua: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? El Señor no vive en la resignación. Ha resucitado, no está allí; no lo busquéis donde nunca lo encontraréis: no es Dios de muertos, sino de vivos ¡No enterréis la esperanza! Hay una segunda piedra que a menudo sella el corazón: la piedra del pecado. El pecado seduce, promete cosas fáciles e inmediatas, bienestar y éxito, pero luego deja dentro soledad y muerte. El pecado es buscar la vida entre los muertos, el sentido de la vida en las cosas que pasan. ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? ¿Por qué no te decides a dejar ese pecado que, como una piedra en la entrada del corazón, impide que la luz divina entre? ¿Por qué no pones a Jesús, luz verdadera, por encima de los destellos brillantes del dinero, de la carrera, del orgullo y del placer? ¿Por qué no le dices a las vanidades mundanas que no vives para ellas, sino para el Señor de la vida? La Pascua nos enseña que el creyente se detiene por poco tiempo en el cementerio, porque está llamado a caminar al encuentro del que Vive. Preguntémonos: en mi vida, ¿hacia dónde camino? Queridos hermanos y hermanas, démosle al que Vive el lugar central en la vida. Pidamos la gracia de no dejarnos llevar por la corriente, por el mar de los problemas; de no ir a golpearnos con las piedras del pecado y los escollos de la desconfianza y el miedo. Busquémoslo a Él, dejémonos buscar por Él, busquémoslo a Él en todo y por encima de todo. Y con Él resucitaremos (20-4-2019).

Monición única para todas las lecturas 

Todas las lecturas de hoy se hacen eco de la buena noticia de Pascua: “Éste es el día en que actuó el Señor”. El evangelio nos traslada a la entrada del sepulcro vacío para que, con el discípulo amado, veamos y creamos. En este mismo sentido, la carta a los Colosenses exhorta a vivir unidos a Cristo resucitado; él es fuente de nuestra vida y razón de nuestro testimonio, como refleja el discurso de Pedro en la primera lectura del libro de Hechos de los Apóstoles.