Agenda

10 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
11 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
12 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
13 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
13 Dic 2019
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
14 Dic 2019
17:00
Fatima
14 Dic 2019
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
14 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
15 Dic 2019
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
15 Dic 2019
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Domingo de Ramos - Significado de las Palmas

¿Sabías para qué sirven las palmas o ramos después de la Semana Santa? ¿Qué significado tienen durante y después de la Semana Santa?...

El Domingo de Ramos: significado de las Palmas

Con el Domingo de Ramos damos inicio a la Semana Santa o "Semana Mayor". Con él recordamos la entrada triunfal de Cristo, el Señor, en Jerusalén, para consumar su misterio pascual: “La gente, muy numerosa, extendió sus mantos por el camino; otros cortaban ramas de los árboles y las tendían por el camino” (Mt 21,8). El Evangelio que corresponde, según el ciclo, describe precisamente lo que celebramos y recordamos. Miles y miles de cristianos se congregan este día con sus ramos o palmas para aclamar, como en Jerusalén, a Cristo, como el Mesías, el Rey que viene a redimirnos. Pero, ¿qué significan esos ramos o palmas?.

Después de ser bendecidos, muchos cristianos colocan esos ramos en un lugar especial en sus casas para ser usados como sacramental. Pero hay también gente que les atribuye poderes mágicos y los usan como "amuletos" para ahuyentar malos espíritus o con fines curativos (una práctica que se aleja mucho del sentido cristiano).

Esas palmas benditas nos recuerdan las palmas y ramos de olivo que la gente en Jerusalén batía y colocaba al paso de Jesús, escena que recuerda la entronización de Salomón como rey y sucesor de David. El nuevo rey toma la mula de su padre David y se dirige al lugar de la unción. En ese gesto todos reconocen a quién pertenece la realeza (cf. 1 Re 1,38-40). Tender mantos y esparcir ramas en el camino era un signo de homenaje real (cf. 2 Re 9,13). Así lo canta el Sal 118,27: "Formen una procesión con ramos hasta los ángulos del altar" (Cf Comentario Bíblico Latinoamericano, Nuevo Testamento, pág. 481).

En Jerusalén fue recibido como Rey. Con nuestras palmas o ramos nosotros también lo recibimos como nuestro Rey. Por eso muchos con esas palmas adornan sus pequeños altares en sus hogares o los colocan en los crucifijos para darle la bienvenida al Rey de Reyes y Señor de Señores a sus casas.

Lo recomendable es que, al finalizar la Semana Santa, esas palmas o ramos sean regresadas a la iglesia, pues con ellas se elabora la ceniza que se usará el siguiente año en el Miércoles de Ceniza.

Con esta celebración litúrgica iniciamos la Semana Santa. Así como aclamamos hoy a Jesús, como el Mesías, el Rey, estamos llamados a acompañarle durante toda la semana en su pasión y muerte, para participar también de su gloriosa resurrección. Que ese gesto de recibirle con palmas y ramos nos sirva para tenerle siempre como el Rey de nuestras vidas.