Agenda

02 Oct 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
03 Oct 2020
17:00
Fatima
09 Oct 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
10 Oct 2020
17:00
Fatima
16 Oct 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
17 Oct 2020
17:00
Fatima
23 Oct 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
24 Oct 2020
17:00
Fatima
30 Oct 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
31 Oct 2020
17:00
Fatima

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Fiesta Nuestra Señora del Pilar 12 de octubre

FIESTA DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA DE PILAR

Santos Félix IV pp, Serafín rl,
Maximiliano ob

Papa Francisco: En aquella hora en la que la fe de los discípulos se agrietaba por tantas dificultades e incertidumbres, Jesús les confió a aquella que fue la primera en creer, y cuya fe no decaería jamás. La «mujer» viene a ser nuestra Madre en el momento en el que pierde al Hijo divino. Y su corazón herido se ensancha para acoger a todos los hombres, buenos y malos, a todos, y los ama como los amaba Jesús. María se convierte así en fuente de esperanza y de verdadera alegría. La Madre del Redentor nos precede y continuamente nos confirma en la fe, en la vocación y en la misión. Con su ejemplo de humildad y de disponibilidad a la voluntad de Dios nos ayuda a traducir nuestra fe en un anuncio del Evangelio alegre y sin fronteras. De este modo nuestra misión será fecunda, porque está modelada sobre la maternidad de María (1-1-2014).

PRIMERA LECTURA 

Lectura del primer libro de las Crónicas 15, 3-4. 15-16; 16, 1-2

En aquellos días, David congregó en Jerusalén a todos los israelitas, para trasladar el arca del Señor al lugar que le había preparado. Luego reunió a los hijos de Aarón y a los levitas. Luego los levitas se echaron los varales a los hombros y levantaron en peso el arca de Dios, tal como había mandado Moisés por orden del Señor. David mandó a los jefes de los levitas organizar a los cantores de sus familias, para que entonasen cantos festivos acompañados de instrumentos, arpas, cítaras y platillos. Metieron el arca de Dios y la instalaron en el centro de la tienda que David le había preparado. Ofrecieron holocaustos y sacrificios de comunión a Dios y, cuando David terminó de ofrecerlos, bendijo al pueblo en nombre del Señor.

Palabra de Dios. 

Salmo responsorial: Salmo 26, 1. 3. 4. 5

El Señor me ha coronado, sobre la columna me ha exaltado.

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar? R.

Si un ejército acampa contra mí,
mi corazón no tiembla;
si me declaran la guerra,
me siento tranquilo. R.

Una cosa pido al Señor,
eso buscaré:
habitar en la casa del Señor
por los días de mi vida;
gozar de la dulzura del Señor,
contemplando su templo. R.

Él me protegerá en su tienda
el día del peligro;
me esconderá en lo escondido de su morada,
me alzará sobre la roca. R. 

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11, 27-28

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a la gente, una mujer de entre el gentío levantó la voz, diciendo: —«Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron». Pero él repuso: —«Mejor, dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen».

Palabra del Señor.

Oración

SEÑOR, en esta fiesta mariana de España y de la Hispanidad, cuando se cumplen 528 años que llegaron a América los primeros españoles, se inició la ingente misión evangelizadora del Nuevo Mundo, que ha hecho posible que en el siglo XXI la mayor parte de los católicos del mundo alaben al Padre y a ti en la lengua española, y la devoción mariana sea parte esencial en su vida cristiana. Podría ser motivo de orgullo hispano, pero es más invitación a la gratitud a ti y a los evangelizadores, muchos de ellos han sido mártires por fidelidad a tu Evangelio. También me uno a tu alabanza, para saludar con filial cariño a la Virgen Madre, la proclamada bienaventurada porque acogió en su corazón tu Palabra y la cumplió en su vida: ese quiero que sea mi camino de fe. El Señor me ha coronado, sobre la columna me ha exaltado.