Agenda

14 Dic 2018
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
14 Dic 2018
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
15 Dic 2018
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
15 Dic 2018
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
16 Dic 2018
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
16 Dic 2018
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
16 Dic 2018
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
17 Dic 2018
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
18 Dic 2018
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
19 Dic 2018
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

I Domingo de Adviento Ciclo C (2 de diciembre de 2018)

Tomo 1 Salterio 1ª Semana

Santos Habacuc prof, Bibiana mr, Silverio pp mr

 Beatos M.a Ángela Astorch ab,
Juan de Ruusbroeck pb

Papa Francisco: El Evangelio nos introduce a uno de los temas más sugestivos del tiempo de Adviento: la visita del Señor a la humanidad. La primera visita se realizó con la Encarnación, el nacimiento de Jesús en la de Belén; la segunda es en el presente: el Señor nos visita continuamente cada día, camina a nuestro lado y es una presencia de consolación; y para concluir estará la última visita, que profesamos cada vez que recitamos el Credo: “De nuevo vendrá con gloria para juzgar a los vivos y a los muertos”. El Señor hoy nos habla de esta última visita suya, la que sucederá al final de los tiempos y nos indica adonde llegará nuestro camino. De esta perspectiva viene también una invitación a la sobriedad, a no ser dominados por las cosas de este mundo, de las realidades materiales, sino más bien a gobernarlas (27-11-2016).

 

Monición única para todas las lecturas 

Adviento es tiempo de esperanza. Y la Palabra de hoy nos asegura que la salvación de Dios se abre paso en medio de los vaivenes de la historia. El Señor tiene un plan de liberación para su pueblo y lo lleva a cabo con fidelidad. Tanto la promesa de un rey justo, de la primera lectura, como el anuncio de la venida del Hijo del hombre, en el Evangelio de San Lucas,  reflejan esa certeza de modo diverso. Una certeza que compromete a los creyentes para que acojan adecuadamente la redención que se acerca. Escuchemos atentos.

 

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de Jeremías 33, 14-16

«Mirad que llegan días —oráculo del Señor— en que cumpliré la promesa que hice a la casa de Israel y a la casa de Judá. En aquellos días y en aquella hora, suscitaré a David un vástago legítimo, que hará justicia y derecho en la tierra. En aquellos días se salvará Judá, y en Jerusalén vivirán tranquilos, y la llamarán así: "Señor-nuestra-justicia"».

Palabra de Dios. 

Salmo responsorial: Salmo 24, 4bc-5ab. 8-9. 10 y 14 (R.: 1b)

R. A ti Señor, levanto mi alma

Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R.

El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R.

Las sendas del Señor son misericordia y lealtad
para los que guardan su alianza y sus mandatos.
El Señor se confía con sus fieles
y les da a conocer su alianza. R. 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 3, 12—4, 2

Hermanos: Que el Señor os colme y os haga rebosar de amor mutuo y de amor a todos, lo mismo que nosotros os amamos. Y que así os fortalezca internamente, para que, cuando Jesús, nuestro Señor, vuelva acompañado de todos sus santos, os presentéis santos e irreprensibles ante Dios, nuestro Padre. En fin, hermanos, por Cristo Jesús os rogamos y exhortamos: habéis aprendido de nosotros cómo proceder para agradar a Dios; pues proceded así y seguid adelante. Ya conocéis las instrucciones que os dimos, en nombre del Señor Jesús.

Palabra de Dios.  

EVANGELIO

 Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 25-28. 34-36

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: —«Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación. Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre».

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

  1. Para que la Iglesia siga haciéndonos presente a Cristo en cada Eucaristía, especialmente en aquellos lugares donde hay escases de sacerdotes. Oremos.
  2. Para que los gobernantes de las naciones hagan brillar la paz de Dios en sus pueblos. Oremos.
  3. Para que los más necesitados, especialmente aquellos que no tienen trabajo ni un hogar, para que pongan su confianza en Dios, que es justicia y misericordia. 
  4. Por los que hoy compartimos este banquete, para que nos preparemos todos los días este tiempo de Adviento para recibir a Jesús en nuestros corazones.

Oración:

JESÚS, al iniciar su andadura el nuevo Año Litúrgico, que nos guía al encuentro -contigo porque tú vienes-, me alientan tus palabras: Levantaos alzad la cabeza, se acerca vuestra liberación. Con los primeros Cristianos repetimos en cada celebración de la Eucaristía: Maranata, Ven, Señor en, no tardes. Ven a liberarme de tantas cosas que me impiden avanzar con libertad. Dame fuerzas para escapar de todo lo que me separa de ti.