Agenda

07 Dic 2019
17:00
Fatima
07 Dic 2019
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
07 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
08 Dic 2019
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
08 Dic 2019
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
08 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
09 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
10 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
11 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
12 Dic 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

II Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C (20 de enero 2019)

Tomo III - Salterio 2ª Semana

Santos FABIÁN pp y SEBASTIÁN mrs,
FRUCTUOSO ob, AUGURIO y EULOGIO mrs, Eustoquia ab

JORNADA MUINDIAL DE LAS MIGRCIONES

Papa Francisco: El Evangelio de este domingo presenta el evento prodigioso sucedido en Caná, un pueblo de Galilea, durante la fiesta de una boda en la que también participaron María y Jesús, con sus primeros discípulos (cf. Jn 2, 1-11). La Madre dice al Hijo que falta vino y Jesús, después de responder que todavía no ha llegado su hora, sin embargo acoge su petición y da a los novios el mejor vino de toda la fiesta. El evangelista subraya que «este fue el primero de los signos que Jesús realizó; así manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en él». Pero el milagro de Caná no tiene que ver solo con los esposos. Cada persona humana está llamada a encontrar al Señor en su vida. La fe cristiana es un don que recibimos con el Bautismo y que nos permite encontrar a Dios. La fe atraviesa tiempos de alegría y de dolor, de luz y de oscuridad, como en toda auténtica experiencia de amor. El relato de las bodas de Caná nos invita a redescubrir que Jesús no se presenta a nosotros como un juez preparado para condenar nuestras culpas, ni como un comandante que nos impone seguir ciegamente sus órdenes; se manifiesta como Salvador de la humanidad, como hermano, como nuestro hermano mayor, Hijo del Padre: se presenta como Aquel que responde a las esperanzas y a las promesas de alegría que habitan en el corazón de cada uno de nosotros. Entonces podemos preguntarnos: ¿Verdaderamente conozco de este modo al Señor? ¿Lo siento cercano a mí, a mi vida? Se trata de darse cuenta de que Jesús nos busca y nos invita a hacerle espacio en lo íntimo de nuestro corazón (17-1-2016).

Monición única para todas las lecturas 

Las lecturas de este domingo nos dejan oír campanas de boda. El profeta Isaías nos presenta a Jerusalén como la novia con la que el Señor quiere contraer matrimonio.  Esos desposorios, anunciados por los profetas, se han hecho realidad en Jesús, que riega su banquete de bodas con el mejor de los vinos para celebrar así que la gloria de Dios habita en medio de este mundo. Escuchemos con mucha atención.

PRIMERA LECTURA    

Lectura del libro de Isaías 62, 1-5

Por amor de Sión no callaré, por amor de Jerusalén no descansaré, hasta que rompa la aurora de su justicia, y su salvación llamee como antorcha. Los pueblos verán tu justicia,  y los reyes tu gloria; te pondrán un nombre nuevo, pronunciado por la boca del Señor. Serás corona fúlgida en la mano del Señor y diadema real en la palma de tu Dios. Ya no te llamarán «Abandonada», ni a tu tierra «Devastada»; a ti te llamarán «Mi favorita», y a tu tierra «Desposada», porque el Señor te prefiere a ti, y tu tierra tendrá marido. Como un joven se casa con su novia, así te desposa el que te construyó; la alegría que encuentra el marido con su esposa, la encontrará tu Dios contigo.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 95, 1-2a. 2b-3. 7-8a. 9-10a 

R. Contad las maravillas del Señor a todas las naciones.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra;
cantad al Señor, bendecid su nombre. R.

Proclamad día tras día su victoria,
contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R.

Familias de los pueblos, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor. R.

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra toda.
Decid a los pueblos: «El Señor es rey,
él gobierna a los pueblos rectamente». R. 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 12, 4-11

Hermanos: Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. Y así uno recibe del Espíritu el hablar con sabiduría; otro, el hablar con inteligencia, según el mismo Espíritu. Hay quien, por el mismo Espíritu, recibe el don de la fe; y otro, por el mismo Espíritu, don de curar. A éste le han concedido hacer milagros; a aquél, profetizar. A otro, distinguir los buenos y los malos espíritus. A uno, la diversidad de lenguas; a otro, el don de interpretarlas. El mismo y único Espíritu obra todo esto, repartiendo a cada uno en particular como a él le parece.

Palabra de Dios.

EVANGELIO

 Lectura del santo evangelio según san Juan 2, 1-11

En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo: —«No les queda vino». Jesús le contestó: —«Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora». Su madre dijo a los sirvientes: —«Haced lo que él diga». Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Jesús les dijo: —«Llenad las tinajas de agua». Y las llenaron hasta arriba. Entonces les mandó: —«Sacad ahora y llevádselo al mayordomo». Ellos se lo llevaron. El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llamó al novio y le dijo: —«Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora». Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria, y creció la fe de sus discípulos en él.

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

  1. Por la Iglesia extendida por todo el mundo, para que siga reuniendo en su seno y dando consuelo a aquellos que se sienten abandonados. Oremos.
  2. Por los que gobiernan las naciones, especialmente los de nuestro país, para que implementen políticas incluyentes para tdos. Oremos.
  3. Por los migrantes, para que Dios les acompañe y proteja en su travesía. Oremos.
  4. Por quienes hoy celebramos esta Santa Eucaristía, para que hagamos vida la Palabra que hemos escuchado. Oremos.

Oración:

SEÑOR, la presencia de tu Madre en aquellas bodas da lugar a varias maravillas. 1a, solo ella se dio cuenta del gran apuro de los novios, que se quedaron sin vino. 2a, ella intuía que tú tenías en tu mano la solución. 3a, cuenta contigo, confía en ti, a pesar de tu aparente reticencia. 4a, les dice a los camareros lo que tenían que hacer: Haced lo que él os diga. 5a, esas palabras me sirven hoy a mí. Si tu Padre te recomendó en tu Bautismo y en tu Transfiguración -Este es mi hijo amado, escuchadle-, tu Madre me recomienda que haga siempre lo que tú me dices. Ella hizo siempre la voluntad de Dios, y le fue de maravilla. Ahora soy yo quien quiero seguir su ejemplo, contando con su intercesión. La que consiguió el milagro de la conversión del agua en vino, interceda ante ti para que se cumpla tu deseo: que todos seamos uno.