Agenda

27 Mar 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
28 Mar 2020
17:00
Fatima
03 Abr 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
04 Abr 2020
17:00
Fatima
10 Abr 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
11 Abr 2020
17:00
Fatima
17 Abr 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
18 Abr 2020
17:00
Fatima
24 Abr 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
25 Abr 2020
17:00
Fatima

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

III Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A

26 enero de 2020

Liturgia de las Horas: Tomo III - Salterio 3ª semana

Santos TIMOTEO y TITO obs

Paula vd, Alberico ab.

 JORNADA DE LA INFANCIA MISIONERA

Papa Francisco: El Evangelio de hoy narra el inicio de la predicación de Jesús en Galilea. Él deja Nazaret, una aldea de las montañas, y se establece en Cafarnaún. Galilea es geográficamente periférica y religiosamente impura, porque estaba llena de paganos, por la mezcla con quienes no pertenecían a Israel. Cada uno está llamado a convertirse, transformando su propio modo de pensar y de vivir. No se trata de cambiar la ropa, ¡sino las costumbres! Jesús no solo proclama la llegada del Reino de Dios, sino que busca compañeros que se asocien a su misión de salvación.«Venid conmigo y os haré pescadores de hombres». La llamada les llega en plena actividad de cada día: el Señor se nos revela no de manera extraordinaria o asombrosa, sino en la cotidianidad de nuestra vida. ¡Llevar la Palabra a todas las periferias! Todos los aspectos del vivir humano son terreno en el que esparcir las semillas del Evangelio, paraque dé frutos de salvación (22-1-2017).

Monición única para todas las lecturas

Las lecturas de hoy giran en torno a Jesús, que es en verdad la luz, la alegría y la liberación. Jesús comienza hoy a proclamar su Evangelio y elige a sus primeros discípulos. Dispongámonos con atención a escuchar esta palabra de salvación.

  PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de Isaías 8, 23b—9, 3

En otro tiempo el Señor humilló el país de Zabulón y el país de Neftalí; ahora ensalzará el camino del mar, al otro lado del Jordán, la Galilea de los gentiles. El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierra de sombras, y una luz les brilló. Acreciste la alegría, aumentaste el gozo; se gozan en tu presencia, como gozan al segar, como se alegran al repartirse el botín. Porque la vara del opresor, y el yugo de su carga, el bastón de su hombro, los quebrantaste como el día de Madián.

Palabra de Dios.

 Salmo responsorial: Salmo 26

El Señor es mi luz y mi salvación.

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar? R.

Una cosa pido al Señor,
eso buscaré:
habitar en la casa del Señor
por los días de mi vida;
gozar de la dulzura del Señor,
contemplando su templo. R.

Espero gozar de la dicha del Señor
en el país de la vida.
Espera en el Señor, sé valiente,
ten ánimo, espera en el Señor. R.

 SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 1, 10-13. 17

Os ruego, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo: poneos de acuerdo y no andéis divididos. Estad bien unidos con un mismo pensar y sentir. Hermanos, me he enterado por los de Cloe que hay discordias entre vosotros. Y por eso os hablo así, porque andáis divididos, diciendo: «Yo soy de Pablo, yo soy de Apolo, yo soy de Pedro, yo soy de Cristo». ¿Está dividido Cristo? ¿Ha muerto Pablo en la cruz por vosotros? ¿Habéis sido bautizados en nombre de Pablo? Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a anunciar el Evangelio, y no con sabiduría de palabras, para no hacer ineficaz la cruz de Cristo.

Palabra de Dios.

 EVANGELIO

 Lectura del santo evangelio según san Mateo 4, 12-23

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: «País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló». Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: —«Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos». Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: —«Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres». Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron. Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

  1. Por la santa Iglesia de Dios, para que busque cada día con mayor afán el rostro de su Señor, y sus fieles se esfuercen en purificarse de todas sus faltas y pecados. 
  1. Por los que gobiernan las naciones para que trabajen con interés y constancia por la paz y el bienestar de sus pueblos, a fin de que reine entre ellos la justicia y la paz. Oremos.
  2. Por los que sufren la ausencia de Dios en sus vidas, para que el anuncio de conversión que Cristo nos ha transmitido ahora haga eco y llene el vacío de su corazón. Oremos.
  3. Por nosotros, reunidos en torno al altar, para que seamos constructores del reino de Dios, según los dones que cada uno haya recibido. Oremos.
  4. Por el incremento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, especialmente en países que sufren por la falta de pastores que les guíen. Oremos.

Oración:

SEÑOR, como me recuerdas los jueves de cada semana en los misterios luminosos del rosario, hoy alzas la voz para decirme: ¡Conviértete! Y, por si no quedara claro qué conversión quieres de mí, me dices: Ven y sígueme. Te pido la generosidad de Andrés y de Pedro, de Juan y de Santiago: dejarlo todo en segundo lugar y seguirte sin condiciones, inmediatamente, para proclamar el Evangelio del amor y la unidad.