Agenda

20 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
21 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
22 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
22 Mar 2019
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
23 Mar 2019
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
23 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
24 Mar 2019
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
24 Mar 2019
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
24 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
25 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Solemnidad de la Inmaculada Concepción de Santa María Virgen

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

PATRONA DE ESPAÑA

Ntra. Sra. de Caacupé,
Santa Narcisa de Jesús vg.

 

Papa Francisco: Celebrar esta fiesta implica dos cosas: acoger plenamente a Dios y su gracia misericordiosa en nuestra vida; y convertirnos a su vez en artífices de misericordia mediante un auténtico camino evangélico. La fiesta de la Inmaculada se convierte en fiesta en todos nosotros, si, con nuestros “sí” de cada día, conseguimos vencer nuestro egoísmo y hacer más feliz la vida de nuestros hermanos darles esperanza, secando algunas lágrimas y dando un poco de alegría (8-12-2015),

Monición única para todas las lecturas

La primera mujer, Eva, de cuyo pecado nos habla el libro del Génesis, le falló a Dios; pero otra mujer, María, la llena de gracia, sin pecado, según nos narra el evangelio, acepta gustosamente el plan de Dios para salvar a la humanidad. Por ese hijo, concebido de sus entrañas, nosotros también hermos recibido toda clase de bienes espirituales y celestiales, y el llamado a vivir en santidad. Escuchemos la Palabra de Dios.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Génesis 3, 9-15. 20

Después que Adán comió del árbol, el Señor llamó al hombre: —«¿Dónde estás?». Él contestó: —«Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí». El Señor le replicó: —« ¿Quién te informó de que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol del que te prohibí comer?». Adán respondió: —«La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto, y comí». El Señor dijo a la mujer: —«¿Qué es lo que has hecho?». Ella respondió: —«La serpiente me engañó, y comí». El Señor Dios dijo a la serpiente: —«Por haber hecho eso, serás maldita entre todo el ganado y todas las fieras del campo; te arrastrarás sobre el vientre y comerás polvo toda tu vida; establezco hostilidades entre ti y la mujer, entre tu estirpe y la suya; ella te herirá en la cabeza cuando tú la hieras en el talón». El hombre llamó a su mujer Eva, por ser la madre de todos los que viven.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 97

R. Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad. R.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1, 3-6. 11-12

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor. Él nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya. Por su medio hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinados por decisión del que hace todo según su voluntad. Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria.

Palabra de Dios.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: —«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: —«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin». Y María dijo al ángel: —«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?». El ángel le contestó: —«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible». María contestó: —«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y la dejó el ángel.

Palabra del Señor.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Contestaremos a cada petición: Que la llena de gracia interceda por nosotros

1. Tú que en Pedro fundaste a la Iglesia, haz que por mediación de María, Madre de la Iglesia, sea fortalecida en tiempos de tribulación. Oremos.

2. Tú que coronaste a María como reina del Cielo, haz que los gobiernos de las naciones busquen y construyan la paz que tanto anhelamos. Oremos.

3. Tú que nos diste a María por Madre, concede por su mediación salud a los enfermos, consuelo a los tristes, perdón a los pecadores, y a todos, abundancia de salud y de paz. Oremos.

4. Tú, verbo hecho carne en el vientre de María Santísima, haz que por su intercesión podamos hacer vida la palabra que este día hemos escuchado. Oremos.

Oración:

JESÚS, cuando se cumplen 164 años del dogma de la Inmaculada Concepción de tu Madre, contigo, y con tu Iglesia de esta generación, felicito a la Madre Inmaculada: por haber sido concebida sin pecado y llena de gracia, y porque la Iglesia la propone como ejemplo de vida perfecta, purísima, sin pecado, colmada de gracia. Tú, el que más y mejor amas a María, ¿quieres unirte a mi alabanza y petición? Toda hermosa eres, María. Bajo tu amparo nos acogemos, líbranos de todos los peligros. Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas (Salmo 97,1)