Agenda

21 Feb 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
22 Feb 2020
17:00
Fatima
22 Feb 2020
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
23 Feb 2020
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
23 Feb 2020
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
28 Feb 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
29 Feb 2020
17:00
Fatima
29 Feb 2020
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
06 Mar 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
07 Mar 2020
17:00
Fatima

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo Ciclo C (23 de junio de 2019)

Liturgia de las Horas: Tomo III después de la Santísima Trinidad.  Salterio 4ª Semana

Santos José Cafasso pb, Edeltrudis ab,
Tomás Garnet pb mr. Beato Inocencio V

DÍA Y COLECTA DE LA CARIDAD

Papa Francisco: En la solemnidad del Corpus Christi aparece el tema de la memoria: «Recuerda todo el camino que el Señor, tu Dios, te ha hecho recorrer [...]. No olvides al Señor, (...) que te alimentó en el desierto con un maná» (Di 8,2.14.16) —dijo Moisés al pueblo—. «Haced esto en memoria mía» (1 Cor 11,24) —dirá Jesús a nosotros—. Recuerda, nos dice hoy la Palabra divina a cada uno de nosotros. El recuerdo de las obras del Señor ha hecho que el pueblo en el desierto caminase con más determinación; Nuestra historia personal de salvación se funda en el recuerdo de lo que el Señor ha hecho por nosotros. Recordar es esencial para la fe, como el agua para una planta: así como una planta no puede permanecer con vida y dar fruto sin ella, tampoco la fe si no se sacia de la memoria de lo que el Señor ha hecho por nosotros. «Acuérdate de Jesucristo». Recuerda. La memoria es importante, porque nos permite permanecer en el amor, recordar, es decir, llevar en el corazón, no olvidar que nos ama y que estamos llamados a amar. Eliminando los recuerdos y viviendo al instante, se corre el peligro de permanecer en lo superficial, en la moda del momento. En el Pan de vida, el Señor nos visita haciéndose alimento humilde que sana con amor nuestra memoria, enferma de frenesí. Porque la Eucaristía es el memorial del amor de Dios. Ahí «se celebra el memorial de su pasión», del amor de Dios por nosotros, que es nuestra fuerza, el apoyo para nuestro caminar. No es una memoria abstracta, fría o conceptual, sino la memoria viva y consoladora del amor de Dios. Así la Eucaristía forma en nosotros una memoria agradecida, porque nos reconocemos hijos amados y saciados por el: Padre; una memoria libre, porque el amor de Jesús, su perdón, sana las heridas del pasado nos mitiga el recuerdo de las injusticias sufridas e infligidas; una memoria paciente, porque en medio de la adversidad sabemos que el Espíritu de Jesús permanece en nosotros. La Eucaristía nos anima: incluso en el camino más accidentado no estamos solos, el Señor no se olvida de nosotros y cada vez que vamos a él nos conforta con amor (18-6 2017).

Monición para todas las lecturas

Las lecturas de la liturgia guardan relación con la festividad  que hoy celebramos. El salmo responsorial alude al pasaje del libro del Génesis leído en la primera lectura y expresa la esperanza en la llegada de un rey mesías consagrado a Dios. Pero son la segunda lectura y el pasaje evangélico los textos que más inciden en la fiesta de hoy: El Cuerpo y Sangre de Cristo. Pablo recuerda una tradición fielmente guardada y enseñada, que debe mantener la comunidad cristiana de Corinto.  Con atención escuchemos

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Génesis 14, 18-20

En aquellos días, Melquisedec, rey de Salén, sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino y bendijo a Abrán, diciendo: «Bendito sea Abrán por el Dios altísimo, creador de cielo y tierra; bendito sea el Dios altísimo, que te ha entregado tus enemigos». Y Abrán le dio un diezmo de cada cosa.

Palabra de Dios. 

Salmo responsorial: Salmo 109

  1. Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec.

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies».R.

Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos. R.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré,
como rocío, antes de la aurora». R.

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno,
según el rito de Melquisedec». R. 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 11, 23-26

Hermanos: Yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido: Que el Señor Jesús, en la noche en que iban a entregarlo, tomó un pan y, pronunciando la acción de gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía». Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo: «Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía». Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva.

Palabra de Dios. 

SECUENCIA: (Santo Tomás de Aquino)

-He aquí el pan de los ángeles / hecho viático nuestro;/

verdadero pan de los hijos, / no lo echemos a los perros./

-Figuras lo representaron: / Isaac fue sacrificado;/

el cordero pascual, inmolado;/ el maná nutrió a nuestros padres./

-Buen Pastor, Pan verdadero,/ ¡oh Jesús!, ten piedad. /

Apaciéntanos y protégenos;/ haz que veamos los bienes/

en la tierra de los vivientes./

-Tú que todo lo sabes y puedes,/ que nos apacientas aquí siendo aún mortales,/

haznos allí tus comensales,/ coherederos y compañeros/

de los santos ciudadanos.

EVANGELIO

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 9, 11b-17

En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío sobre el Reino de Dios y curó a los que lo necesitaban. Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: —«Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado». Él les contestó: —«Dadles vosotros de comer». Ellos replicaron: —«No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío». Porque eran unos cinco mil hombres. Jesús dijo a sus discípulos: —«Decidles que se junten en grupos de unos cincuenta». Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.

Palabra del Señor.

Oración de los Fieles

  1. Por el Papa, obispos, sacerdotes y ministros del altar, para que sigan transmitiéndonos la riqueza invaluable de ese gran tesoro de la Eucaristía, y podamos seguir saboreando las delicias divinas del Cuerpo y la Sangre de Cristo, 
  2. Por los gobiernos del mundo, para que trabajen por dar a los puebles el sustento necesario y digno, 
  3. Por los que sufren hambre en el mundo, para que encuentren consuelo y fuerza en Cristo, que se hace alimento para todos y se deja comer en la Eucaristía, 
  4. Por los que este día participamos de esta solemnidad, para que el Cuerpo y Sangre de Cristo que hoy comeremos nos una en familia y nos llene de amor hacia los demás, 

Oración:

JESUCRISTOSACRAMENTADO, al adorarte hoy en el Santísimo Sacramento del Altar, te pido que venere los misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre de tal modo, que experimente continuamente los frutos de tu Muerte y Resurrección, en la Eucaristía, "el sacramentode nuestra fe".