Agenda

05 Jun 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
06 Jun 2020
17:00
Fatima
12 Jun 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
13 Jun 2020
17:00
Fatima
19 Jun 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
20 Jun 2020
17:00
Fatima
26 Jun 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
27 Jun 2020
17:00
Fatima
03 Jul 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
04 Jul 2020
17:00
Fatima

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

V Domingo de Pascua Ciclo A (10 de mayo de 2020)

Liturgia de las horas: Tomo II – Salterio 1ª semana

Santos JUAN DE ÁVILA pb dc,
Antonino de Florencia ob,
Job AT, Solongia vg mr

Papa Francisco: Hoy la primera lectura, de los Hechos de los Apóstoles, nos hace ver que también en la Iglesia de los orígenes surgen las primeras tensiones y las primeras divergencias. Cuando el cristianismo, que por voluntad de Jesús está destinado a todos los pueblos, se abrió al ámbito cultural griego, faltaba esa homogeneidad y surgieron las primeras dificultades. La ayuda de la comunidad a las personas necesitadas -viudas, huérfanos y pobres en general-, parecía privilegiar a los cristianos de origen judío respecto a los demás. Los Apóstoles convocaron a una reunión abierta también a los discípulos, discutieron juntos la cuestión. Todos. Es hermosa esta confrontación franca entre los pastores y los demás fieles. Los Apóstoles hicieron una propuesta que fue acogida por todos: ellos se dedicarán a la oración y al ministerio de la Palabra, mientras que siete hombres, los diáconos, proveerán al servicio de las mesas de los pobres. Estos siete no fueron elegidos por ser expertos en negocios, sino por ser hombres honrados y de buena reputación, llenos de Espíritu Santo y de sabiduría; y fueron constituidos en su servicio mediante la imposición de las manos por parte de los Apóstoles. Y, así, de ese descontento, se llegó a una solución. Confrontándonos, discutiendo y rezando," así se resuelven los conflictos en la Iglesia. Con la certeza de que las críticas, la envidias y los celos no podrán jamás conducirnos a la concordia, a la armonía o a la paz (18-5-2014).

Monición única para todas las lecturas

Hoy el evangelio de San Juan nos presenta a Jesús como el camino, la verdad y la vida. También en la carta de Pedro nos encontramos con otra gran convicción teológica y pastoral: la comunidad cristiana es un pueblo sacerdotal, un templo vivo en el Espíritu. Y la página de los Hechos nos presenta otro factor importante en este crecimiento pascual de la comunidad: los ministros ordenados. Las tres realidades básicas: Cristo, la comunidad sacerdotal y los ministros de la comunidad, son elementos que nos ayudan a vivir gozosamente la Pascua. Escuchemos atentamente.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 6, 1-7

En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, diciendo que en el suministro diario no atendían a sus viudas. Los Doce convocaron al grupo de los discípulos y les dijeron: —«No nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocuparnos de la administración. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu y de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea: nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la palabra». La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y ellos les impusieron las manos orando. La palabra de Dios iba cundiendo, y en Jerusalén crecía mucho el número de discípulos, incluso muchos sacerdotes aceptaban la fe.

Palabra de Dios.

 Salmo responsorial: Salmo 32

R. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

Aclamad, justos, al Señor,
que merece la alabanza de los buenos.
Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas. R.

Que la palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra. R.

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,
en los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y reanimarlos en tiempo de hambreR.

 SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 2, 4-9

Queridos hermanos: Acercándoos al Señor, la piedra viva desechada por los hombres, pero escogida y preciosa ante Dios, también vosotros, como piedras vivas, entráis en la construcción del templo del Espíritu, formando un sacerdocio sagrado, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por Jesucristo. Dice la Escritura: «Yo coloco en Sión una piedra angular, escogida y preciosa; el que crea en ella no quedará defraudado». Para vosotros, los creyentes, es de gran precio, pero para los incrédulos es la «piedra que desecharon los constructores: ésta se ha convertido en piedra angular», en piedra de tropezar y en roca de estrellarse. Y ellos tropiezan al no creer en la palabra: ése es su destino. Vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real, una nación consagrada, un pueblo adquirido por Dios para proclamar las hazañas del que os llamó a salir de las tinieblas y a entrar en su luz maravillosa.

Palabra de Dios.

EVANGELIO

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 1-12

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: —«No perdáis la calma, creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros. Y a donde yo voy, ya sabéis el camino». Tomás le dice: —«Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?». Jesús le responde: —«Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto». Felipe le dice: —«Señor, muéstranos al Padre y nos basta». Jesús le replica: —«Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre».

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

  1. Para que la Iglesia siga mostrando al mundo el camino que debe seguir, la verdad que debe creer y la fuente de la verdadera Vida. 
  2. Para que los gobiernos del mundo estructuren sus gobiernos buscando la satisfacción de los pueblos bajo su gobierno. 
  3. Para que los necesitados reciban asistencia de parte de la Iglesia, al estilo de la comunidad que nos ha descrito hoy e libro de los Hechos de los Apóstoles. Oremos
  4. Para que los que nos hemos congregado hoy en torno al banquete del Señor, permanezcamos siempre unidos como hermanos, miembros de una gran familia cristiana. 

Oremos:

JESUCRISTO, jamás nadie nos ha dejado una imagen mas reconfortante de la muerte que la que tú plasmaste en los primeros versículos del Evangelio de hoy. La muerte que tú presentas no es motivo de turbación y tristeza. Quienes creemos en ti y en tus palabras, sabemos: 1. Que te vas al cielo a prepararme un lugar. 2. Que cuando lo tengas preparado, vendrás a llevarme contigo a ese lugar celestial: ¡Esa es la muerte del cristiano! Y tu objetivo es hacer la voluntad del Padre 3. Hoy mi oración muy especial es por tus sacerdotes: que vean en el gran san Juan de Ávila el modelo perfecto para seguirte en su vida y su misión.