Agenda

21 Feb 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
22 Feb 2020
17:00
Fatima
22 Feb 2020
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
23 Feb 2020
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
23 Feb 2020
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
28 Feb 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
29 Feb 2020
17:00
Fatima
29 Feb 2020
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
06 Mar 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
07 Mar 2020
17:00
Fatima

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

V Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A

(9 de febrero de 2020)

Liturgia de las Horas: Tomo III - Salterio 1ª semana

Santos Apolonia vg mr, Miguel Febres rl, Sabino ob, Rainaldo ob
.Beatos Leopoldo de Alpandeire rl, Ana Catalina Emmerick mr.

CAMPAÑA CONTRA EL HAMBRE EN EL MUNDO

Papa Francisco: Jesús utiliza las metáforas de la sal y de la luz y sus palabras son dirigidas a los discípulos de cada época, por lo tanto, también a nosotros. Jesús nos invita a ser un reflejo de su luz, a través del testimonio de las buenas obras. Y dice: «Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos». Estas palabras subrayan que nosotros somos reconocibles como verdaderos discípulos del que es la Luz del mundo. Tenemos una tarea y una responsabilidad: la luz de la fe, que está en nosotros por medio de Cristo y de la acción del Espíritu Santo, no debemos retenerla como si fuera nuestra propiedad. Estamos llamados a hacerla resplandecer en el mundo, a donarla a los otros mediante las buenas obras. ¡Y cuánto necesita el mundo de la luz del Evangelio que transforma, sana y garantiza la salvación a quien lo acoge! Esta luz debemos llevarla con nuestras buenas obras. Somos también «la sal de la tierra». La sal es un elemento que, mientras da sabor, preserva la comida de la alteración y de la corrupción —¡en la época de Jesús no había frigoríficos!—. Por lo tanto, la misión de los cristianos en la sociedad es la de dar "sabor" a la vida con la fe y el amor que Cristo nos ha donado, lejos de los gérmenes contaminantes del egoísmo, de la envidia, de la maledicencia, etc. Estos gérmenes arruinan el ambiente de nuestras comunidades, que deben, sin embargo, resplandecer como lugares de acogida, de solidaridad, de reconciliación. Para unirse a esta misión, es necesario que nosotros mismos seamos los primeros liberados de la degeneración que corrompe, de las influencias mundanas, contrarias a Cristo y al Evangelio (5-2-2017).

Monición única para todas las lecturas:

Desde la primera lectura de este día, el profeta Isaías (Is. 58, 7-10) nos insiste en ese simbolismo de la luz, que recalcará Jesús en el evangelio. En el texto que leemos hoy de la carta a los corintios (1 Corintios 2, 1-5), Pablo hace una confesión de humildad. Cuando fue a Corinto y se quedó allí evangelizando a los que iban a formar la comunidad cristiana de aquella ciudad pagana, En el evangelio (Mateo 5, 13-16) Inmediatamente después de la lista de bienaventuranzas, que leíamos el domingo anterior, pasa Jesús, en su sermón del monte, a hacer estas afirmaciones de hoy: nosotros, como cristianos, somos sal y luz del mundo.

PRIMERA LECTURA

 Lectura del libro de Isaías 58, 7-10

Así dice el Señor: «Parte tu pan con el hambriento, hospeda a los pobres sin techo,
viste al que ves desnudo, y no te cierres a tu propia carne. Entonces romperá tu luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana; te abrirá camino la justicia, detrás irá la gloria del Señor. Entonces clamarás al Señor, y te responderá; gritarás, y te dirá: "Aquí estoy". Cuando destierres de ti la opresión, el gesto amenazador y la maledicencia, cuando partas tu pan con el hambriento y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía».

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 111

El justo brilla en las tinieblas como una luz.

En las tinieblas brilla como una luz
el que es justo, clemente y compasivo.
Dichoso el que se apiada y presta,
y administra rectamente sus asuntosR.

El justo jamás vacilará,
su recuerdo será perpetuo.
No temerá las malas noticias,
su corazón está firme en el Señor. R.

Su corazón está seguro, sin temor.
Reparte limosna a los pobres;
su caridad es constante, sin falta,
y alzará la frente con dignidad. R.

 SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 2, 1-5

Yo, hermanos, cuando vine a vosotros a anunciaros el misterio de Dios, no lo hice con sublime elocuencia o sabiduría, pues nunca entre vosotros me precié de saber cosa alguna, sino a Jesucristo, y éste crucificado. Me presenté a vosotros débil y temblando de miedo; mi palabra y mi predicación no fue con persuasiva sabiduría humana, sino en la manifestación y el poder del Espíritu, para que vuestra fe no se apoye en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Palabra de Dios.

 EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Mateo 5, 13-16

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: —«Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo».

Palabra del Señor.

ORACIÓN DE LOS FIELES

  1. Por nuestra Santa Madre Iglesia, para que siga siendo esa luz que desde su posición ilumine al mundo. Oremos
  2. Por los gobiernos del mundo, para que luchen por erradicar la pobreza y busquen siempre el bienestar de los más necesitados. Oremos.
  3. Por los cristianos que sufren persecución en los países del Medio Oriente, para que nunca desistan en la proclamación del Evangelio de Cristo. Oremos.
  4. Por los que hemos escuchado este día el mensaje del Señor, para que con nuestras buenas obras seamos luz para los demás, comenzando por aquellos familiares con quienes convivimos. Oremos.

Oración:

SEÑOR, qué lejos están de tu Palabra los aires de grandeza: solo buscas el bien de los demás. Tú eres la luz del mundo, el sol que alumbra y calienta, luna frente al sol, refleje tu luz. Haz que, como la sal -sal auténtica, sal que sala-, pueda perder la vida en beneficio de los hermanos que viven sin sentido sus penas y sus alegrías: que, al ver tu obra en mí, den gloria al Padre celestial.