Agenda

23 Ene 2020
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
24 Ene 2020
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
24 Ene 2020
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
25 Ene 2020
17:00
Fatima
25 Ene 2020
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
25 Ene 2020
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
26 Ene 2020
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
26 Ene 2020
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
26 Ene 2020
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
27 Ene 2020
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

V Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B (4 de febrero de 2018)

Tomo III Salterio I Semana

Santos Catalina de Ricci vg, Juan de Britto pb mr,

Gilberto pb, Rabano Mauro ob, Beata Isabel Canori mf

 

Papa Francisco: El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús que, después de haber predicado el sábado en la sinagoga, cura a muchos enfermos. Predicar y curar: esta es la actividad principal de Jesús en su vida pública. Con la predicación anuncia el reino de Dios, y con la curación demuestra que está cerca, que el reino de Dios está en medio de nosotros. Jesús, que vino al mundo para anunciar y realizar la salvación de todo el hombre y de todos los hombres, muestra una predilección particular por quienes están heridos en el cuerpo y en el espíritu los pobres, los pecadores, los endemoniados, los enfermos, los marginados. Así, Él se revela médico, tanto de las almas como de los cuerpos, buen samaritano del hombre. Es el verdadero Salvador. Cada uno de nosotros está llamado a llevar la luz de la palabra de Dios y la fuerza de la gracia a quienes sufren y a cuantos los asisten, familiares, médicos y enfermeros, para que el servicio al enfermo se preste cada vez más con humanidad, con entrega generosa, con amor evangélico y con ternura. La Iglesia madre, mediante nuestras manos, acaricia nuestros sufrimientos y cura nuestras heridas, y lo hace con ternura de madre (8-2-2015).

Monición única para todas las lecturas

En la primera lectura, nos encontramos con Job que atraviesa tiempos de desgracia y su vida cae en la desesperación. Desde un contexto similar, en el pasaje evangélico Jesús trae vida nueva, salud integral al ser humano. Pablo, en el texto de la carta a los Corintios, manifiesta la profunda necesidad que siente de transmitir el evangelio. Escuchemos atentos este mensaje de salvación. 

 PRIMERA LECTURA 

Lectura del libro de Job 7, 1-4. 6-7

Habló Job diciendo: —«El hombre está en la tierra cumpliendo un servicio, sus días son los de un jornalero. Como el esclavo, suspira por la sombra, como el jornalero, aguarda el salario.  Mi herencia son meses baldíos, me asignan noches de fatiga; al acostarme pienso: ¿Cuándo me levantaré? Se alarga la noche y me harto de dar vueltas hasta el alba.  Mis días corren más que la lanzadera, y se consumen sin esperanza. Recuerda que mi vida es un soplo, y que mis ojos no verán más la dicha».

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 146, 1-2. 3-4. 5-6 (R.: cf. 3a)

R. Alabad al Señor, que sana los corazones destrozados.

Alabad al Señor, que la música es buena;
nuestro Dios merece una alabanza armoniosa.
El Señor reconstruye Jerusalén,
reúne a los deportados de Israel. R.

Él sana los corazones destrozados,
venda sus heridas.
Cuenta el número de las estrellas,
a cada una la llama por su nombre. R.

Nuestro Señor es grande y poderoso,
su sabiduría no tiene medida.
El Señor sostiene a los humildes,
humilla hasta el polvo a los malvados. R.

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 9, 16-19. 22-23

Hermanos: El hecho de predicar no es para mí motivo de orgullo. No tengo más remedio y, ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio! Si yo lo hiciera por mi propio gusto, eso mismo sería mi paga. Pero, si lo hago a pesar mío, es que me han encargado este oficio. Entonces, ¿cuál es la paga? Precisamente dar a conocer el Evangelio, anunciándolo de balde, sin usar el derecho que me da la predicación del Evangelio. Porque, siendo libre como soy, me he hecho esclavo de todos para ganar a los más posibles. Me he hecho débil con los débiles, para ganar a los débiles, me he hecho todo a todos, para ganar, sea como sea, a algunos. Y hago todo esto por el Evangelio, para participar yo también de sus bienes.

Palabra de Dios.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 29-39

En aquel tiempo, al salir Jesús y sus discípulos de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron. —«Todo el mundo te busca». Él les respondió: —«Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido». Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

  1. Para que el papa, obispos y sacerdotes sigan difundiendo el Evangelio con el mismo empeño y compromiso con el que lo hacía San Pablo. Oremos.
  2. Para que los que rigen los destinos de los pueblos lo hagan con la dedicación que su compromiso requiere. Oremos.
  3. Para que los más necesitados del mundo, especialmente los emigrantes, encuentren consuelo y protección. Oremos.
  4. Para que esta palabra que hemos escuchado sane los corazones de esta comunidad. Oremos.

Oración:

SEÑOR, a la vista de las maravillas que haces, todo el mundo iba en tu búsqueda. Hoy parece que hay quien inventa otro tipo de maravillas, el hombre se cree adulto y le parece que le sobra Dios. Yo, como la suegra de Pedro, soy débil, y busco la fuerza en ti. Pon tu mano sobre mi cabeza, quedaré sano, me levantaré y te serviré en los hermanos.