Agenda

20 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
21 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
22 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
22 Mar 2019
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
23 Mar 2019
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
23 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
24 Mar 2019
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
24 Mar 2019
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
24 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
25 Mar 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

VI Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C (17 de febrero de 2019)

Liturgia de las Horas: Tomo III. Salterio 2ª Semana

Santos: SIETE FUNDADORES SERVITAS

Silvino Ob, Teodoro m 

Papa Francisco: [Bendito quien confío en el Señor] Queremos mirar a nuestros hijos sabiendo que heredarán no solo una tierra, una lengua, una cultura y una tradición, sino que heredarán también el fruto vivo de la fe que recuerda el paso seguro de Dios por esta tierra. La certeza de su cercanía y de su solidaridad. Una certeza que nos ayuda a levantar la cabeza y esperar con ganas la aurora. Quiero invitaros hoy a estar en primera línea, a primar todas las iniciativas que ayuden a hacer de esta bendita tierra una tierra de oportunidad. Donde no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos. Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte. Esta tierra tiene sabor a Guadalupana, la que siempre es Madre que se nos adelantó en el amor, y digámosle desde el corazón: Virgen Santa, ayúdanos a resplandecer en el testimonio de la comunión, del servicio, de la fe ardiente y generosa, de la justicia y el amor a los pobres, para que la alegría del Evangelio llegue hasta los confines de la tierra y ninguna periferia se prive de su luz (México, 14-2-2016).

Monición única para todas las lecturas  

En las lecturas de hoy, el salmista pone ante nosotros, mediante una reflexión sapiencial, dos caminos: el que conduce a la felicidad y el que lleva a la perdición. Jeremías comenta con dos imágenes sugerentes cómo es la vida de quien elige uno u otro camino.  En el evangelio es Dios quien ha salido al encuentro de los pobres, los hambrientos…, los ha elegido y les ha mostrado el camino de los justos. Escuchemos bien, para hacer nosotros nuestra mejor elección. 

PRIMERA LECTURA    

Lectura del libro de Jeremías 17, 5-8

Así dice el Señor: «Maldito quien confía en el hombre, y en la carne busca su fuerza, apartando su corazón del Señor. Será como un cardo en la estepa, no verá llegar el bien; habitará la aridez del desierto, tierra salobre e inhóspita. Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza. Será un árbol plantado junto al agua, que junto a la corriente echa raíces; cuando llegue el estío no lo sentirá, su hoja estará verde; en año de sequía no se inquieta, no deja de dar fruto». 

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 1, 1-2. 3. 4 y 6 

R. Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.

Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche. R.

Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin. R.

No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
Porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal. R.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 15, 12. 16-20

Hermanos: Si anunciamos que Cristo resucitó de entre los muertos, ¿cómo es que dice alguno de vosotros que los muertos no resucitan? Si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y, si Cristo no ha resucitado, vuestra fe no tiene sentido, seguís con vuestros pecados; y los que murieron con Cristo se han perdido. Si nuestra esperanza en Cristo acaba con esta vida, somos los hombres más desgraciados. ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos.

Palabra de Dios.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas 6, 17. 20-26

En aquel tiempo, bajó Jesús del monte con los Doce y se paró en un llano, con un grupo grande de discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Él, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo: —«Dichosos los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados. Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis. Dichosos vosotros, cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten, y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas. Pero, ¡ay de vosotros, los ricos!, porque ya tenéis vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados!, porque tendréis hambre. ¡Ay de los que ahora reís!, porque haréis duelo y lloraréis. ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas».

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

  1.  Por la Iglesia, mensajera de la felicidad del Reino, para que sea fuerte en su opción de estar al lado de los infelices de la tierra y promueva su dignidad humana. Oremos.
  2. Por quienes tienen en sus manos los destinos de nuestro país, para que gobiernen buscando siempre el bienestar de todos. Oremos.
  3. Por los que sufren en el mundo y carecen de motivos para ser felices, para que hoy el Señor les lleve consuelo en su pobreza y les permita ver un mejor futuro. Oremos.
  4. Por quienes hoy compartimos este banquete del amor, para que luchemos por la construcción de la paz en el mundo. Oremos.

Oración:

SEÑOR, tus criterios no son mis criterios, tus rasgos -perfectamente trazados en las bienaventuranzas- no son los de mi vida, mis aspiraciones no van por ahí... Pero yo sé que tú tienes palabras de vida eterna. Y quiero «star entre tus pobres, tus hambrientos, los que lloran y son incomprendidos en este mundo... Dejo mi futuro -bienaventuranza eterna- en tus manos.