Agenda

14 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
15 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
15 Nov 2019
20:00
Exposición del Santísimo y Rezo de la Coronilla de la Misericordia
16 Nov 2019
17:30
Ermita de Fátima Eucaristia Sabados
16 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
17 Nov 2019
10:30
Eucaristía -Virgen de la Cabeza
17 Nov 2019
12:30
Eucaristía Domingos Santo Cristo
17 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
18 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo
19 Nov 2019
19:30
Eucaristía Diaria Santo Cristo

Si quieres que recemos por tí, comunícanos tu intención

Nombre 
Intención 
    

XXXI Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C

(3 de noviembre de 2019)

Liturgia de las Horas: Tomo IV - Salterio 3ª semana

Santos MARTÍN DE PORRES rl, Pedro Almató pb mr, Germán, Silvia mf,
Beato Manuel Lozano (Lolo)

Papa Francisco: En Jericó tiene lugar uno de los acontecimientos más gozosos narrados por san Lucas: la conversión de Zaqueo. Siendo pequeño de estatura. Zaqueo se trepa a un árbol, para poder ver al Maestro que pasa. Este gesto exterior, un poco ridículo, expresa sin embargo el acto interior del hombre que busca tener un contacto con Jesús. Jesús, cuando se acerca a ese árbol, lo llama por su nombre: «Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa» (Le 19, 5). Su nombre tiene un hermoso significado lleno de alusiones: «Zaqueo», en efecto, quiere decir «Dios recuerda». Y Jesús va a la casa de Zaqueo, suscitando las críticas: ¿Cómo? Con todas las buenas personas que hay en la ciudad, ¿va a estar precisamente con ese publicano? Jesús dice: «Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán». En la casa de Zaqueo, desde ese día, entró la alegría, entró la paz, entró la salvación, entró Jesús. Y yo te digo a ti: si tienes un peso en tu conciencia, si tienes vergüenza por tantas cosas que has cometido, no te asustes. Piensa que alguien te espera porque nunca dejó de recordarte: es tu Padre, es Dios quien te espera. Trepa, como hizo Zaqueo, sube al árbol del deseo de ser perdonado; yo te aseguro que no quedarás decepcionado. Jesús es misericordioso y jamás se cansa de perdonar (30-10-2016).

Monición para todas las lecturas

Amor, fidelidad, compasión, ternura y, en última instancia, salvación son palabras clave con las que las lecturas de hoy describen las relaciones entre Dios y el ser humano. El pasaje del libro de la Sabiduría nos muestra a Dios como “amigo de la vida”, con lo que nos reconforta y llena de esperanza. El salmista, por su parte, proclama a Dios como rey y Señor, pero deja bien claro que esa realeza y ese señorío radican esencialmente en su amor y su fidelidad a las criaturas. En el Evangelio de hoy Jesús, el Hijo, encarna en su persona el amor y la fidelidad del Padre.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de la Sabiduría 11, 22—12, 2

Señor, el mundo entero es ante ti como grano de arena en la balanza, como gota de rocío mañanero que cae sobre la tierra. Pero te compadeces de todos, porque todo lo puedes, cierras los ojos a los pecados de los hombres, para que se arrepientan. Amas a todos los seres y no odias nada de lo que has hecho; si hubieras odiado alguna cosa, no la habrías creado. Y ¿cómo subsistirían las cosas, si tú no lo hubieses querido? ¿Cómo conservarían su existencia, si tú no las hubieses llamado? Pero a todos perdonas, porque son tuyos, Señor, amigo de la vida. Todos llevan tu soplo incorruptible. Por eso, corriges poco a poco a los que caen, les recuerdas su pecado y los reprendes, para que se conviertan y crean en ti, Señor.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial Salmo 144

Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío, mi rey. V./

Te ensalzaré, Dios mío, mi rey;
bendeciré tu nombre por siempre jamás.
Día tras día, te bendeciré
y alabaré tu nombre por siempre jamás. R.

El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas. R.

Que todas tus criaturas te den gracias,
Señor, que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R.

El Señor es fiel a sus palabras,
bondadoso e todas sus acciones.
El Señor sostiene a los que van a caer,
endereza a los que ya se doblan. R.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 1, 11-2, 2

Hermanos: Pedimos continuamente a Dios que os considere dignos de vuestra vocación, para que con su fuerza os permita cumplir buenos deseos y la tarea de la fe; para que así Jesús, nuestro Señor, sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, según la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo. Os rogamos, hermanos, a propósito de la venida de nuestro Señor Jesucristo y de nuestra reunión con él, que no perdáis fácilmente la cabeza ni os alarméis por supuestas revelaciones, dichos o cartas nuestras, como si afirmásemos que el día del Señor está encima.

Palabra de Dios.

EVANGELIO

 Lectura del santo evangelio según san Lucas 19, 1-10

En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: —«Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». Él bajo en seguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: —«Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador». Pero Zaqueo se puso en pie y dijo al Señor: —«Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más». Jesús le contestó: —«Hoy ha sido la salvación de esta casa; también este es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido».

Palabra del Señor.

Oración de los Fieles

  1. Por la Santa Iglesia de Dios, para que siga llevando a los hombres al encuentro con Dios, que quiere salvar y perdonar a todos. Oremos.
  2. Por los que ocupan cargos públicos, especialmente los que gobiernan nuestro país, para que hagan buen uso de los recursos del estado y resistan las tentaciones de la corrupción. Oremos.
  3. Por los que pasan hambre y necesidad, para que haya hombres y mujeres que con generosidad hagan presente el amor de Dios auxiliando al que lo necesita. Oremos.
  4. Por los que este día nos reunimos en torno al altar de Dios, para que la Palabra que Dios nos ha transmitido nos sirva de consuelo y nos anime a cambiar nuestro estilo de vida y ajustarlo al plan de Dios. Oremos.

Oración:

SEÑOR, tú hiciste la maravilla de perfección que vivió el santo dominico que canonizó san Juan XXIII: Martín de Porres. Con su sencillez, con su  humildad, con un inmenso amor de amistad contigo y de entrega a los demás, él atraía a alejados y pecadores a la verdadera fe. Tu eres el mejor modelo de humildad y de amor, que tan perfectamente supo imitar san Martin de Porres, "Fray Escoba”, el que pasó por este mundo haciendo el bien con sencillez y ternura, y sigue haciéndolo desde el cielo.